El luchador chino Gou Dakui fue protagonista de un increíble episodio durante la velada del Max Max Muay Thai que se desarrollo en Pattaya, Tailandia. El peleador terminó ganando pero antes vivió una situación insólita tras haber noqueado tanto a su oponente como al árbitro del combate.

Todo sucedió durante la segunda ronda de la pelea. El asiático se imponía a base de golpes sobre Súper X Sitsontidech cuando a falta de un minuto y siete segundos se produjo el accidente.

Dakui conectó un derechazo al rostro de su rival que lo dejó semiinconsciente, al notar eso, el juez de la pelea se abalanzó sobre Super X para protegerlo del ataque y dar por terminado el duelo. En su afán de sentenciar el enfrentamiento con un nocaut, el de pantalones azules lanzó una patada que acabó en la nariz del árbitro.

Ambos cayeron al suelo y rápidamente ingresaron los médicos para atender al referí, mientras que el árbitro auxiliar daba por finalizado el combate al ver que el otro luchador no podía continuar.

Gou Dakui se percató de lo que había ocurrido y corrió hacia él para inclinarse sobre sus rodillas y pedirle perdón. Todo acabó con la victoria por nocaut del peleador chino, ya que el golpe al juez del combate se tomó como un accidente y no influyó en la decisión.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: