Las Survivor Series de la World Wrestling Entertainment (WWE) tuvo una pelea que dio que hablar cuando la ex luchadora de UFC Ronda Rousey, quien supo ganarse el aprecio del público en muy poco tiempo en la empresa, se enfrentó a Charlotte Flair.

La luchadora estadounidense, que está en la compañía desde el 2012, intentó derribar a su rival con métodos que estaban fuera del reglamento. Tras atacar a Rousey con una silla, utilizó unos palos de Kendo (arte marcial japonesa) para destruirla. Finalmente fue descalificada.

"Lamento lo que sucedió en el combate contra Charlotte Flair en las Survivor Series. Feliz por haber ganado, pero disgustada por lo que pasó. Ganar por una descalificación no es una verdadera victoria", consideró la ex peleadora de artes marciales mixtas de 31 años en su cuenta de Instagram, junto a una foto en la que mostró sus heridas.

"Ésta es una actualización sobre los moretones que muchos decían ser solo maquillaje o efectos especiales: A la marca la llamé "Mr Browne Bruise" y nadie la ha podido ver, excepto mi increíble esposo. Es por esto que me niego a usar armas en una batalla", concluyó la californiana.

"Estuve allí para ganar a Charlotte y fallé. Encontraré la manera de exigir mi venganza", aseguró posteriormente la luchadora que se fue del ring con gestos de dolor.

El combate tuvo un desarrollo normal y equilibrado. Las dos peleadoras hicieron gala de su amplia experiencia en las artes marciales mixtas pero, en determinado momento, Rousey comenzó a imponer su jerarquía y estuvo cerca de noquear a su oponente.

Cuando Flair se vio en desventaja, apeló a un palo de Kendo y comenzó a golpear a su rival en las costillas. Cuando parecía que se calmaba y se retiraba del escenario, Flair regresó con una silla de metal y nuevamente atacó a la ex UFC. Los oficiales intentaron detenerla, pero no lo lograron. Finalmente el combate terminó con la decisión de los jueces de descalificar a Flair.

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: INFOBAE DEPORTES