El gimansta británico Ashley Watson pasó a la historia grande después de conseguir un récord Guinnes en un gimnasio de Leeds, Inglaterra. El atleta logró hacer el salto mortal hacia atrás (backflip en inglés) más largo del mundo, después de saltar de una barra a otra y volar por casi seis metros (5.87m).

Fueron varios intentos los que tuvo el europeo: "Lo conseguí en el sexto intento, pero mis piernas se doblaron un poco, por lo que no podía dejar que se filtre eso", así que decidió hacerlo una vez más. El resultado fue el que publicó en su cuenta de Instagram.

El gimnasta, que pertenece al equipo olímpico de Gran Bretaña se mostró sorprendido por el echo de que "nadie lo hubiera intentado antes". En el video, tras ese espectacular salto, se lo pudo ver festejando con sus manos en el aire y gritando: "¡Vamos, eso fue muy limpio!".

"Fue increíble, no me di cuenta de que lo había logrado hasta que estaba girando en la otra barra", reconoció posteriormente el gimnasta de 26 años, y que forma parte del equipo nacional desde los 15.

Un gimnasta alcanza un record guinnes SF (3)

"¡Titular de un Récord Mundial Guinness! El backflip más lejano entre las barras horizontales es 5.87m (19ft 3.1in) y fue alcanzado por Ashley Watson (Reino Unido) en Leeds, Reino Unido, el 19 de octubre de 2018″, escribió Watson en su cuenta de Instagram junto a una foto en la que aparece mostrando el certificado de autenticidad.

El joven atleta ha competido anteriormente en los Campeonatos Británicos y Europeos y es mejor conocido por su trabajo en las barras paralelas y altas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: INFOBAE DEPORTES