Se anunció la multa económica que deberá pagar Serena Williams por su escándalo en el US Open

Tras los castigos que recibió en cancha, la ex número uno del tenis deberá resignar una ínfima parte del dinero que embolsó en el torneo estadounidense

La ex número uno del mundo Serena Williams deberá abonar 17 mil dólares a modo de castigo, después de protagonizar tres infracciones explicitas en el reglamento oficial durante la final del US Open ante la japonesa Naomi Osaka. La suma se descontará de los USD 1.85 millones que recibió por acabar en segundo puesto.

El juez de silla, Carlos Ramos, cumplió estrictamente con el reglamento cuando sancionó a la tenista local Serena Williams con la retirada de un punto tras dos advertencias y luego con un juego por violación del código de conducta tras llamarlo "ladrón".

La experimentada tenista tendrá que pagar 10 mil dólares por "abuso verbal", USD 4 mil por la advertencia, tras recibir indicaciones y USD 3 mil por romper su raqueta.

El entrenador de Serena Williams le hizo señas desde la grada

Todo empezó con algo pequeño que crece de manera imparable. En este caso, una orden de su entrenador, el francés Patrick Mouratoglou, y un primer warning. Su técnico, desde la grada, movía sus manos en paralelo, a izquierda y derecha, queriendo explicarle algo en el segundo juego del segundo set. Así lo reconoció más tarde en una entrevista con la ESPN, explicando que es una práctica habitual.

El portugués Ramos lo vio. Primera advertencia.

Tras una conversación entre ambos en el tercer juego, todo pareció calmarse. Williams le quebró el saque a su rival en el cuarto, tomando una ventaja de 3-1… pero la paz duró poco. Osaka le rompió su servicio a continuación, aprovechando dos dobles faltas de la estadounidense, y la local explotó, reventando una raqueta contra la pista.

Segundo aviso y un punto menos.

Serena Williams no ocultó su rabia en la cancha

"No he recibido órdenes de mi entrenador. No he hecho trampas en mi vida. Me levanto por lo que es correcto", señaló antes de encarar el sexto juego, con ventaja 3-2 aunque 0-15 en contra de inicio.

"Has atacado mi carácter, esto está mal (…) Me debes una disculpa (…) Eres un mentiroso. Eres un ladrón, me has robado un punto", gritó muy enfadada, para amenazar después. "Nunca más vas a volver a arbitrarme. Nunca".

Tercer aviso, pérdida de un juego y escándalo en la final que terminó con un gran triunfo de la asiática, la cual no pudo disfrutarlo de la manera en la que hubiera querido por todo lo sucedido.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Últimas noticias

Mas Noticias