Esta semana se viralizó un video que sirve como lección para los equipos que quieran ser originales al momento de ejecutar una pelota parada. Los protagonistas son futbolistas amateurs que quisieron innovar y se popularizaron por la falta de práctica.

El equipo verde contó con un tiro libre a favor en la puerta del área. Siete rivales se colocaron en la barrera y para sorpresa de todos, dos jugadores del equipo que atacaba se arrodillaron delante de ella.

El objetivo era claro: que el ejecutante apunte al palo defendido por el portero y que los dos arrodillados impidan que los contrincantes tapen el remate que pasaría por encima de sus cabezas. Pero evidentemente no habían ensayado la acción.

El rematador puso la mira en el palo indicado pero su puntería no fue precisa. La pelota impactó de lleno en la cara de uno de sus compañeros que se había arrodillado y jamás esperó semejante disparo en el rostro.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: