A diferencia del objetivo que tenía su padre, en el caso de JonathanKlinsmann su meta es evitar que le conviertan goles. El joven arquero de 20 años tuvo su debut nada menos que en un torneo internacional, la Europa League, y tuvo su noche de gloria.

Cuando el partido entre el Hertha Berlín y el Östersunds estaba 1 a 1 y restaban menos de 5 minutos para el final, el elenco visitante contó con un penal a favor. Sin embargo, apareció el hijo del histórico futbolista alemán para tapar el disparo de Brwa Nouri y asegurar el punto para su equipo.

Lamentablemente para él, esa atajada no sirvió de mucho, el conjunto alemán quedó último en su grupo detrás del Zorya, el Östersunds y el Athletic Bilbao y fue eliminado. Sin embargo, este jueves no será fácil de olvidar para el joven.

Jonathan Klinsmann nació en California y por eso adoptó la nacionalidad estadounidense. Sin embargo, tras algunos años defendiendo los colores de Strikers FC, pasó al elenco alemán en donde se debutó este jueves.

LEA MÁS: