(Reuters)
(Reuters)

La victoria por 3-0 del Barcelona sobre entre UD Las Palmas Camp Nou ha traído grandes conflictos en la interna dirigencial del club catalán. La decisión de que el encuentro se jugase a puertas cerradas desató el enojo de varias autoridades de la institución que dieron un paso al costado.

El vicepresidente del área de relaciones internacionales e institucionales del Barcelona, Carles Vilarrubí, ha presentado su dimisión al estar en desacuerdo con la decisión del club de que se juegue el partido entre el equipo azulgrana y la UD Las Palmas en el Camp Nou, aunque sea a puerta cerrada.

Según han informado varios medios de comunicación, el directivo era partidario de que el Barcelona no jugara el encuentro ante el equipo canario después de lo sucedido este domingo 1 de octubre en Cataluña, en el que se celebra un referéndum ilegal de independencia.Luego se sumaron Jordi Monés, comisionado del Barça Hub, y Xavi Vilajoana, vocal de la Junta Directiva .

(Reuters)
(Reuters)

"No es fácil y por supuesto tiene sus opciones y sus decisiones y es normal que no todo el mundo esté de acuerdo", ha explicado el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, preguntado sobre la decisión de Vilarrubi.

La junta directiva del club azulgrana ha decidido que el partido se jugase a puerta cerrada y lo anunció a través de un comunicado. "El FC Barcelona condena las acciones llevadas a cabo hoy en muchas localidades de Cataluña para impedir el ejercicio del derecho democrático y la libre expresión de sus ciudadanos", reza el comunicado.

(AFP)
(AFP)

"Ante la excepcionalidad de estos hechos, la Junta Directiva ha decidido que el partido del primer equipo de fútbol de hoy contra Las Palmas se juegue a puerta cerrada, después de la negativa de la Liga de Fútbol Profesional a decretar el aplazamiento", explicaron a través del comunicado

LEA MÁS: