Klay Thompson recientemente se consagró campeón de la temporada 2016-2017 de la NBA con los Golden State Warriors. Una vez finalizada la competición oficial, el escolta se trasladó a China para dar una exhibición.

Ante cientos de fanáticos, Thompson fue el protagonista de un blooper poco frecuente para un basquetbolista de élite. Trató de hacer una volcada luego de un giro de 360° y falló en su primer intento. En el segundo, no solo no pudo embocar la pelota en el aro sino que, además, se cayó y debió ser ayudado para levantarse.

Tras el papelón, el jugador de los Warriors no quiso continuar con los intentos. Solo firmó la pelota y se la regaló a una de las fanáticas en la tribuna. Toda la secuencia fue filmada por un aficionado y las imágenes de lo ocurrido se viralizaron a través de las redes sociales.

Así, Thompson demostró que lo suyo son los triples y no las volcadas.

LEA MÁS: