La empresa de luchas japonesa Deep Jewels, que suele organizar enfrentamientos entre niños y adultos, programó una pelea entre Momo Shimizu, de 12 años, contra Momoko Yamazi, de 24.

Contra todos los pronósticos, la pequeña luchadora de MMA, cuya especialidad es el Jiu Jitsu, venció por sumisión a su rival, ahorcándola después de realizar una excelente maniobra por la espalda.

Con cinco peleas al hombro, la joven de 24 años subió al escenario de "muy buen humor, cómoda y confiada", detalló la crónica de la web oficial, mientras que la estudiante de sexto grado ingresó al ring con la mirada fija en su oponente.

La pelea no duró más de un round, pero después de varios idas y vueltas de golpes, Yamakazi lanzó un puñetazo que pudo esquivar Momo. Su contraataque fue sumamente efectivo ya que al eludir el golpe se colocó a sus espaldas y comenzó los movimientos de sumisión.

La pequeña trabajó sobre el cuello de su rival con un denominado "Rear Naked Choke (RNC)" y, cuando la mayor de las dos intentó ponerse de pie, bajó la guardia y entregó la posición. Momo vio la oportunidad y arremetió contra la barbilla de Yamazaki.

"Creemos firmemente en la victoria de Momo, tiene más experiencia en artes marciales mixtas que la señora Yamazaki. Creo que sufrirá una humillación pública", aseguró Shu Hirata, mánager de Momo antes del combate.

 

LEA MÁS: