El líder del régimen de Fiji decretó fiesta nacional por la medalla de oro en rugby seven

La hinchada de Fiji, la sorpresa del rugby seven (Reuters)
La hinchada de Fiji, la sorpresa del rugby seven (Reuters)

"Creo que todo el país se ha vuelto loco ", dijo Maikele Seru , editor deportivo adjunto del Fiji Times después de que su país haya conseguido la primer medalla de oro en su historia.

La victoria por 43-7 ante Gran Bretaña, se consideró el mayor logro en la historia deportiva y así lo sintieron todos los habitantes. "Nadie está trabajando, sólo estamos esperando que el equipo vuelva a casa", celebró uno de los fijianos.

No sólo los empleos estuvieron de paro, sino también los colegios. El Swami Vivekanada College en Nadi, les permitió a los más de 700 estudiantes ver el partido.

Una de las materias que cursan es "meditación", pero el director Gyan Sumer reconoció que no podrían continuar con la actividad: "Los estudiantes estaban demasiado excitados después del partido, estaban saltando arriba y abajo, no podían concentrarse".

Miles de personas se reunieron en el Estadio Nacional de Austrilia y Nueva Zelanda para ver la final en pantalla gigante. Posteriormente hubo cervezas, baile en las calles y techos, además de bocinazos en las avenidas para festejar.

"El rugby es nuestra religión, es lo que nos une. Lo jugamos con el corazón" se emocionó Feini Lakai, gerente de una empresa en Suva.

Tan es así que el primer ministro de Fiji, Frank Bainimarama, decretó, desde Río, que habrá al menos un día más de fiesta nacional para celebrar lo conseguido.

Por otra parte, John O'Connor, director ejecutivo de la Unión de Rugby de Fiyi, confirmó que empezaron a planificar el regreso del equipo, que será el próximo domingo:"Esos hombres llevaron el peso de todas nuestras esperanzas en sus hombros. Habrá una gran fiesta esa noche". 

MAS NOTICIAS