Un dirigente del ascenso se encadenó a la AFA como protesta por los fallos arbitrales