Un rincón perdido en Afganistán ajeno a las guerras y los tálibanes