Por estos días son todos tributos: el mundo entero piensa en Borges, cuando se cumplen 120 años de su nacimiento. En este breve video producido por Penguin Random House, la editorial que publica la obra del mayor escritor argentino, una serie de entrevistados va hacia atrás en el tiempo para recordar momentos pasados con él y detalles de visitas a diferentes ciudades iberoamericanas.

Así, en Buenos Aires, su viuda, María Kodama, cuenta cómo se conocieron, cuando ella era apenas una estudiante secundaria y se cruzaron de golpe por la calle. "Este señor está tan loco como yo. Genial", recuerda que pensó en el momento en que Borges le propuso estudiar juntos inglés antiguo. En Santiago de Chile, Jorge Edwards asegura que Vargas Llosa se sabía frases enteras de Borges de memoria y que Cortázar, en las antípodas ideológicas, tenía en su casa una foto de gran tamaño del autor de "El Aleph". Desde Montevideo, el actor Robert Jones se emociona al recordar cuando le tocó interpretar a Borges joven para un programa de la BBC y pudo entonces conocer al "genio universal" desde un costado humano.

Desde Madrid, Juan Cruz nos dice que Borges siempre pedía que lo llevaran a pasear al Hotel Palace porque tenía especial predilección por su cúpula, pintada de amarillo, el único color que el escritor siguió viendo pese a su ceguera. En Colombia, Piedad Bonnett y Juan Gustavo Cobo Borda hacen memoria y recuerdan cuando Borges habló en la Biblioteca Nacional y una multitud ansiosa y plena de "intensidad y avidez tumbó la puerta" de la biblioteca para poder entrar a ver y escuchar al escritor argentino mientras que desde México, el escritor y ensayista Álvaro Uribe lo recuerda como "naturalmente simpático" y asegura que la gente, allá por 1973, se acercaba a Borges "casi a tocarlo".

 

SEGUIR LEYENDO: