Vandalismo destruyó la Unidad Permanente de Derechos Humanos de Medellín