Denuncian que presuntos delincuentes nicaragüenses asaltaron con armas largas un barco pesquero colombiano

El robo ocurrió en la madrugada del 28 noviembre. Hombres con fusiles AK-47 se tomaron el navío cuando se encontraba en aguas del archipiélago de San Andrés

Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. (Colprensa - Camila Díaz)
Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. (Colprensa - Camila Díaz)

La representante a la cámara del archipiélago San Andrés y Providencia Elizabeth Jay-Pang denunció ante el Congreso el robo por parte de un grupo de hombres armados, al parecer, provenientes de Nicaragua a una embarcación pesquera en aguas que se mantienen en disputa en los altos tribunales internacionales.

En una comunicación a la que tuvieron acceso medios locales, la representante pidió a la Cancillería, al Ministerio de Agricultura, la Armada Nacional y la Embajada de Colombia en Managua que se tomen acciones por este y otros hechos similares que afectan de manera trascendental la seguridad de la actividad pesquera en la región insular.

La víctima fue el ciudadano isleño Cristian Harvey Corpus, quien es el propietario del bote pesquero Mar Azul, quien aseguró que a las 2 de la madrugada se encontraba pescando en los cayos del norte, cuando incursionaron en su tripulación unos nicaragüenses.

En total eran cinco hombres armados, según la información proporcionada por Corpus en el Noticiero Popular de las Islas y recogida en las redes sociales de la representante. Al bote se subieron e intimidaron a la tripulación con la supuesta “intención de asesinarlos para llevarse el barco y lo producido” de pesca.

“Los tripulantes no oponían ninguna resistencia, porque se les recomendó muchas veces que no jugaran con su vida, que si algo pasaba los dejaran”, señaló. “Esta denuncia la quiero hacer porque hace mucho tiempo se ha venido diciéndole eso a la Armada a los guardacostas y de igual forma fui a la asamblea y no recibimos apoyo”.

Señaló en su testimonio que los nicaragüenses se tomaron Quitasueño y que contaba con evidencias de que permanecían en ese lugar, incluso pernoctando sin que hubiese una reacción de los colombianos.

“Es una crónica de una muerte anunciada todos sabemos lo que puede pasar allá afuera y estamos jugando con la vida de nuestros pescadores por no tomar medidas ante esta situaciones”, reiteró.

El isleño pidió que se retomaran los patrullajes constantes en Quitasueño, pese a que las autoridades han asegurado que dan resultados en esa zona en disputa.

“Dicen que incautan barcos, pero son de gran dimensión. La artimaña que están utilizando los nicaragüenses es que llevan un barco madre lo parquean en la zona limítrofe con Colombia y de ahí mandan lanchas rápidas y para cometer delitos, de los cuales fuimos víctimas”, agregó.

Corpus señaló que en esa ocasión solo se trató de un atraco, pero que podría ocurrir un homicidio y un grave desastre para esa comunidad. Aseguró que también hay hostigamientos constantes de los pescadores del país centroamericano contra sus pares colombianos.

Colombia y Nicaragua están envueltas en un litigio después de que una sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) hace 10 años modificara los límites entre los dos países en el mar Caribe.

El fallo mantuvo la soberanía de Colombia sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, así como de los cayos que lo integran, y conservó 12 millas náuticas del agua que rodea estos territorios.

Sin embargo, perdió con Nicaragua casi 75.000 kilómetros cuadrados de mar, aunque ese país asegura que son más de 90.000 los kilómetros cuadrados que ganó.

Desde entonces, el eterno pleito por la soberanía de las aguas caribeñas alrededor del archipiélago han supuesto enfrentamientos judiciales y tensiones diplomáticas entre ambos países.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR