Fedegán se reunirá con Gustavo Petro para hablar de reforma agraria

En el encuentro, que se llevará a cabo el próximo martes 5 de julio, el gremio ganadero presentará sus aportes y críticas a la reforma que pretende el presidente electo

Gustavo Petro y José Felix Lafaurie, presidente de la asociación gremial de ganaderos de Colombia, Fedegan.
Gustavo Petro y José Felix Lafaurie, presidente de la asociación gremial de ganaderos de Colombia, Fedegan.

El presidente electo, Gustavo Petro Urrego, sigue buscando consensos con diferentes sectores de la sociedad con el objetivo de llevar a cabo el ‘gran acuerdo nacional’ que una a los colombianos durante su gobierno. Este lunes se confirmó una reunión con un gremio que se opuso férreamente no solamente a su candidatura en esta campaña presidencial, sino siempre que se postuló a la presidencia.

Se trata de Fedegan, asociación gremial presidida por el empresario y terrateniente José Felix Lafaurie, esposo de la senadora uribista María Fernanda Cabal. En la reunión, que se llevará a cabo el martes 5 de julio en el sector de Unicentro, al norte de Bogotá, los ganaderos presentarán sus aportes y críticas frente a la reforma agraria que pretende Petro.

El presidente nos ha dicho que debemos conversar con ellos para hacerles una oferta por la tierra improductiva que tienen hoy. Tienen tanta tierra que no son capaces de poderla trabajar y es allí donde se ha planteado, o comprarles la tierra, o poner un impuesto mayor a estos terratenientes, para que con ese dinero podamos comprar tierra”, indicó Cesar Pachón, líder social y senador electo por el Pacto Histórico.

Además, Pachón agregó:

“Eso se ha hecho en todas las reformas agrarias del mundo, el principio de compensación siempre debe buscar la manera de compensar a quienes tienen la concentración de tierras”. También aseguró que la reforma no estará basada en expropiaciones o en entrega de terrenos baldíos.

Cabe recordar que pocos días después de que Petro fue electo como nuevo presidente, Lafaurie mostró su intención de reunirse con él a través de una columna publicada en ‘Contexto ganadero’.

“Si la actitud es de concertación, como debe ser en democracia, Fedegán está dispuesta a sentarse con el gobierno Petro a confrontar visiones y buscar consensos de acción frente a un objetivo compartido. Con independencia, respeto y dignidad; sin perder de vista los derechos y expectativas de los ganaderos. A la gente hay que creerle y ahí estaremos”, manifestó el dirigente en su publicación.

Y agregó: “Con Petro estamos de acuerdo en lo más importante: la urgencia de cerrar la brecha entre la Colombia rural y la urbana, de recuperar el campo y potenciarlo como factor de generación de riqueza a partir de la producción de alimentos, aprovechando las ventajas comparativas del trópico y nuestra condición de potencia hídrica y biodiversa”.

Las preocupaciones alrededor de la reforma agraria

El presidente electo pretende crear una reforma agraria integral con el fin de reducir la brecha entre el campo y las ciudades, aumentando la productividad de las zonas rurales. Para ello, planteó la necesidad de generar nuevos impuestos sobre las tierras improductivas y crear un nuevo modelo en el que si el dueño de las mismas no puede pagar el gravamen, pueda hacerlo dándole parte de dicha tierra al Estado, para que la misma se le entregue a campesinos o desmovilizados para que puedan trabajarla.

Para Ciro Ramírez, senador por el Centro Democrático, esto podría tratarse de una especie de expropiación o democratización de la propiedad privada en las zonas rurales.

“Sí, eso es tal cual (expropiar). Yo pienso que ese término de improductivo y de impuestos gravosos a los inmuebles improductivos, yo lo que creo es que es el mecanismo y herramienta para buscar lo que ellos propusieron en campaña de democratizar la tierra”, comentó el legislador.

Asimismo, agregó que es necesario que el gobierno sea claro con respecto a cuándo una tierra es productiva o improductiva: “El término improductivo es un término muy amplio y para dar tranquilidad a los colombianos, a la economía, la seguridad jurídica de la inversión en el campo, se requiere que conozcamos muy bien que es improductivo para el Gobierno entrante. No sabemos que es un impuesto gravoso, porque eso también es un desincentivo para que hoy se invierta en el campo, entonces son las preguntas y preocupaciones que nos deja”.

La propuesta de la reforma agraria no está lista, pero se espera que en los primeros meses de gobierno esté redactada. Por otro lado, tampoco está definido quién será el nuevo ministro de Agricultura.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR