Más de 15 años de prisión para hombre que arrancó el cuero cabelludo a su expareja en Barranquilla

El sentenciado fue capturado por la Policía Nacional tres días después del hecho en el barrio El Santuario

Armando José Castro Maldonado, líder de la barra ‘Los Kuervos’ del equipo de fútbol Junior, de Barranquilla, y su expareja Kenede Susana Vega Garizao.
Armando José Castro Maldonado, líder de la barra ‘Los Kuervos’ del equipo de fútbol Junior, de Barranquilla, y su expareja Kenede Susana Vega Garizao.

La Fiscalía General de la Nación logró que un juez condenara a 15 años y siete meses de prisión, por feminicidio en grado de tentativa a Armando José Castro Maldonado, por hechos registrados el 20 de agosto de 2018 en una vivienda ubicada en el municipio de Soledad (Atlántico).

Según consta en el proceso, en dicho lugar este hombre golpeó a su excompañera sentimental y, posteriormente, con un arma cortopunzante le cortó el cuero cabelludo.

El sentenciado fue capturado por la Policía Nacional tres días después del hecho en el barrio El Santuario de Barranquilla mediante una orden judicial y permanece recluido en la Cárcel Distrital El Bosque de la capital del Atlántico.

Los hechos

Una noche de agosto del 2018, Kenede Susana Vega Garizao, de 25 años, fue despertada por su ya expareja, Armando José Castro Maldonado, quien pretendía tener relaciones sexuales con ella. Al negarse se desató una furia en la que por poco pierde la vida a manos del hombre, que casi la deja sin cuero cabelludo, provocándole una seria lesión.

Kendi, como le conocen sus allegados, llevó a sus tres hijos a la casa de la hermana de Castro Maldonado en Soledad, para que pasaran el fin de semana donde su tía. A los días, cuando fue a recogerlos, se encontró con el hombre que había llegado de un viaje de la ciudad de Santa Marta y le pidió que se quedara esa noche con los niños.

Ella accedió, pues al día siguiente se iría de viaje. La pareja cumplía dos meses de haber terminado, Kendi así lo decidió para evitar los ataques de celos y las agresiones físicas a las que la sometía Castro Maldonado, quien era líder de la barra Los Kuervos del equipo de fútbol Junior, de Barranquilla.

Pasadas las 10 de la noche, cuando todos dormían, Castro salió de su cuarto hacia la sala, donde dormía Kendi, con la intención de tener relaciones sexuales con ella. Ante la negativa de la mujer, él empezó a ofenderla y a amenazarla, lo que ocasionó una pelea.

“Ese día yo me encontraba en la casa de una hermana de José, acompañada de mis tres hijos con quienes teníamos planeado pasar allí ese fin de semana festivo. En horas de la noche él me pidió estar con él, pero yo me negué. De inmediato él empezó a gritarme como loco, fue a la cocina tomó un cuchillo y se abalanzó sobre mí”, relató la víctima a RCN Radio en el 2018.

Castro la amenazaba con el cuchillo mientras ella se seguía negando. Fue entonces cuando la tomó y le cortó parte del cuero cabelludo.

“Yo no podía hacer nada, grité lo más que pude, pero él me tomó con mucha fuerza y me puso boca abajo. Sentía como que me estaba matando en presencia de mis hijos, temía lo peor, incluso lo único que esperaba era que no atacara a mis pequeños”, dijo a la emisora.
Castro Maldonado le dejó cuatro heridas profundas en la cabeza.
Castro Maldonado le dejó cuatro heridas profundas en la cabeza.

Los gritos despertaron a la hermana del agresor, quien al verla ensangrentada llamó a una ambulancia. Kendi fue trasladada al Hospital Universidad del Norte con cuatro heridas profundas en su cabeza, por las que tuvo que ser intervenida quirúrgicamente varias veces.

“Yo llegué al hospital, los médicos se preguntaban por qué yo estaba consciente tras haber perdido mucha sangre. Sin anestesia me volvieron a coser el cuero cabelludo. Yo sentía las punzadas, pero era la única forma. Al rato me desmayé del dolor”, contó Kendi a RCN Radio.

Esa no era la primera vez que Kendi sufría maltratos a manos de Armando José Castro Maldonado. La anterior, y por la que decidió separarse, fue cuando la intentó ahogar en un tanque de agua ubicado en el patio de la casa que compartían. En esa ocasión la hermana del agresor también volvió a impedir una tragedia.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR