Germán Vargas Lleras saluda el acuerdo nacional con Gustavo Petro: “Se percibe un buen ambiente”

El ex vicepresidente asegura que hay coincidencias en algunos proyectos pero marcó líneas rojas para la reforma tributaria

Gustavo Petro y Germán Vargas Lleras
Gustavo Petro y Germán Vargas Lleras

El gobierno electo de Gustavo Petro ha jugado sus primeras cartas en la consolidación de las mayorías parlamentarias que se auguran favorables al menos para el primer periodo legislativo. La prueba de fuego sería la reforma tributaria, que ya se alista desde el equipo económico y que es uno de los proyectos más ambiciosos del nuevo jefe de Estado y del cual podría depender el ingreso del partido Cambio Radical.

“Temida”, fue el calificativo que utilizó el ex vicepresidente Germán Vargas Lleras respecto al proyecto fiscal de Petro en su columna de este domingo en el diario El Tiempo, en la que también saludó el acuerdo nacional que ha propuesto el presidente electo, pero en el que trazó las que considera líneas rojas.

Ese partido no ha tomado posición desde las consultas interpartidistas, por lo que el camino que pueda elegir dependerá de la decisión de su bancada. Por ahora, según Vargas Lleras, hay coincidencias entre los proyectos anunciados por Petro y los que ha presentado la colectividad en legislaturas anteriores.

Jaime Urrego, asesor de Petro en temas de salud, dijo la semana pasada que en las modificaciones al sector no se plantea eliminar las EPS y, por el contrario, mantener el sistema de aseguramiento. Para el jefe de Cambio Radical, en ese aspecto encuentran coincidencias con una reforma que presentaron en las legislaturas pasadas “que no supo defender el Minsalud”, pero que podrían concretarse en el nuevo gobierno.

Así mismo, el ex vicepresidente encuentra coincidencias en el manejo de la tierra improductiva que calcula en 20 millones de hectáreas de engorde que están en pocas manos, así como en el sector de infraestructura en el que, dijo, “tampoco parece imposible concretar propósitos”.

Pero el margen de negociación de las reformas anunciadas por el gobierno del Pacto Histórico hasta el momento, de las que más se han conocido detalles, está en la reforma tributaria. Este proyecto será estructural, según dijo Ricardo Bonilla a medios de comunicación, y entrará a discusión con las bancadas del acuerdo nacional para una construcción conjunta.

Vargas Lleras se mostró de acuerdo con eliminar las exenciones y beneficios que según él aumentarían el recaudo hasta en 40 billones, además, que “los impuestos deberían ser pagados no por el costo histórico de las acciones y los inmuebles, sino por el costo comercial de estos”.

Para el ex vicepresidente, esos aspectos serían suficientes para lograr el recaudo que busca conseguir Petro para solventar el déficit fiscal y financiar su gobierno. Por lo que no sería necesario contempla otros que considera antitécnicos o confiscatorios como el del patrimonio.

Según ha dicho el asesor económico Bonilla, ese impuesto se podría entrar a discutir en la reforma tributaria. Se mantendría la base de 1.000 millones líquidos e improductivos de las personas naturales, por lo que se buscaría identificar que los bienes estén registrados a nombres de quienes realmente los poseen y no de empresas.

Para Vargas Lleras un impuesto al patrimonio podría ahuyentar la inversión:

“Por ese camino, reitero mi temor de que se terminen saliendo las 5.000 personas naturales, que es a lo que quedó reducida la tributación en patrimonio después de que 50.000 fijaron su residencia fiscal en el exterior o renunciaron a la nacionalidad colombiana”, sostuvo.

Se mostró de acuerdo en no aumentar las tarifas, pero sostuvo que no será necesario eliminar el descuento del ICA ni, tampoco como lo ha planteó el candidato en campaña, gravar los dividendos de las empresas.

Vargas Lleras continúa a la espera de nuevos anuncios como la reforma a la justicia, laboral o pensional y aquellos que puedan significar modificaciones a la Constitución, que considera difíciles para llegar a acuerdos pero que solo se han establecido como propuestas de campaña. “Dependerá de la apertura, del respeto y de la construcción de confianza que lleguemos a ese gran acuerdo nacional o al también posible y costoso gran desacuerdo nacional”, concluyó el ex vicepresidente.

Por ahora, el gobierno de Petro podría tener mayorías parlamentarias. Partidos que no lo apoyaron en campaña como Liberal, La U e incluso el Conservador han anunciado que no harán oposición lo que abre la posibilidad de llegar a acuerdos que garanticen su respaldo en las reformas que se avecinan.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR