¿Cómo sería la reforma tributaria durante el mandato de Gustavo Petro? Equipo asesor da algunas luces

El proyecto fiscal será discutido con las bancadas legislativas que integren el acuerdo nacional propuesto por el nuevo gobierno

Presidente electo de Colombia, Gustavo Petro (Colprensa-Mariano Vimos)
Presidente electo de Colombia, Gustavo Petro (Colprensa-Mariano Vimos)

La reforma tributaria es el proyecto inicial del futuro gobierno de Gustavo Petro que, como en campaña, ha generado el mayor interés, así como el de quién estará a cargo de liderarla desde el Ministerio de Hacienda. El candidato había sostenido que debía alcanzarse un recaudo, con impuestos y otros mecanismos, de hasta 50 billones de pesos. Hasta el momento no hay un borrador, pero sus asesores han entregado algunos detalles del camino que podría tomar el plan fiscal del próximo cuatrienio.

Ricardo Bonilla ha sido uno de los asesores económicos de Petro, que más ha entregado detalles públicamente sobre lo que se está estructurando. Según dijo al diario El Tiempo, se espera que primero se consoliden las mayorías en el Congreso, pero además, serán los miembros de las bancadas parlamentarias de los partidos políticos en medio del Acuerdo Nacional quienes podrían llegar a aportar a la construcción de la reforma tributaria.

Bonilla, quien fue secretario de Hacienda de Petro en la Alcaldía de Bogotá, sostuvo que el proyecto fiscal se construirá con base en las dos comisiones de expertos contratadas en años previos con el propósito de asesorar al gobierno, una del 201,5 y otra de canadienses, en 2021.

Las líneas de una reforma que ha entregado el asesor del gobierno electo centran el interés en el impuesto de renta. Según dijo a El Tiempo, el proyecto deberá buscar hacer más progresivo ese tributo a las personas naturales, es decir que se cobre un porcentaje de dinero más alto a quienes reciben más ingresos, para lo que será necesario identificar claramente los ingresos de las personas.

Explicó que no se buscará bajar el umbral, que fue uno de los temas más cuestionados en la pasada reforma tributaria por la que se despertó el paro nacional en 2021, que pretendía extender el impuesto de renta a las personas con ingresos desde los 2.5 millones de pesos mensuales.

Como lo dijo Petro en campaña, el interés en los impuestos se centrará en los más ricos. Bonilla aseguró al diario citado que será necesario eliminar exenciones para aumentar la tasa efectiva que pagan las 4.000 personas que conforman el 1 por ciento de la población más rica del país, identificar sus ingresos y las razones por las que pagan menos.

En cuanto al impuesto de renta a las personas jurídicas, es decir las empresas, se buscará mejorar la equidad, para que se reparta de manera proporcional entre todos. Según dijo el mismo Bonilla a Valora Analitik, se contempla eliminar las exenciones y beneficios, pero a su vez reducir la tasa de manera diferencial entre pequeñas, medianas y grandes empresas.

Uno de los puntos para verificar los ingresos de personas naturales, a través de dotar a la DIAN de herramientas de fiscalización, será verificar que los ingresos que declaran sean efectivamente de las empresas y no de los ejecutivos o accionistas. Según explicó Bonilla a El Tiempo, hay propiedades que aparecen a nombre de compañías, pero realmente no tienen relación con el objeto de negocio y se les descuentan a estas, cuando deberían declararlo sus dueños naturales.

En cuanto al IVA, Bonilla sostiene que no se va a modificar porque afecta directamente la canasta básica y es uno de los puntos que se quiere evitar. Aunque según dijo Cecilia López, también asesora, a La República, se podría contemplar en el proyecto una reducción para los alimentos con más nutrientes de ese impuesto.

Se conoció, además, en los últimos días, que entre el aumento de impuestos a los ingresos más altos, se contempla el cobro a las pensiones más altas. Según dijo el asesor a Blu Radio, alrededor de 25.000 personas que reciben más de 10 salarios mínimos podrían entrar a un régimen de pago, pero sin afectar a las que se registran por debajo de esa cifra.

El equipo económico plantea que la reforma tributaria sea estructural, es decir que pueda establecer un mecanismo de recaudo que perdure en el tiempo, para evitar que se generen modificaciones cada dos años en esa materia, aumentando la capacidad contra la evasión.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR