CNE archivó investigación contra la campaña de Iván Duque por Ñeñepolítica, pero continúa con el Centro Democrático

El Consejo Nacional Electoral no encontró irregularidades en la financiación de la campaña del presidente durante 2018, pero investiga la relación del partido

Este jueves 28 de octubre, el CNE acogió la ponencia de archivo de la investigación iniciada por la presunta financiación de José ‘Ñeñe’ Hernández a la campaña presidencial de Iván Duque en 2018, conocido como la ‘ñeñepolítica’. Al parecer, no se habrían hallado irregularidades en la financiación.

“En una segunda decisión, se dispuso el archivo de la investigación iniciada contra la campaña del entonces candidato y hoy Presidente de la República IVAN DUQUE MARQUEZ, y continuar la actuación administrativa contra el Partido Centro Democrático por la presunta vulneración al régimen de financiación, ante la cual se presentó salvamento del H. Magistrado Luis Guillermo Pérez Casas”, informó el CNE por medio de un comunicado.

Desde el 2020, el CNE adelantó la investigación para determinar si los “mil paquetes” que prometió el fallecido Ñeñe Hernández entraron a los dineros de la campaña. Así mismo, en la indagación comparecieron el gerente de la campaña Luis Guillermo Echeverry, la exasesora de Álvaro Uribe, María Claudia ‘Caya’ Daza y la directora del partido Centro Democrático Nubia Stella Martínez.

El documento de archivo afirma que: “Respecto del señor José Guillermo Hernández Aponte, si bien se demostró que simpatizaba con la campaña del doctor Iván Duque Márquez, no existe prueba en el plenario que permita demostrar que consiguió dinero “por debajo de la mesa para pasarlo a los departamentos” y también puede afirmarse que aún de haberse hecho, la campaña del doctor Iván Duque, regentada por Luis Guillermo Echeverry, no tuvo conocimiento de la misma en tanto que dichos dineros no ingresaron a la campaña electoral”, citó la Revista Semana.

Según ese medio, los magistrados tampoco habrían encontrado relación de la campaña con Oswaldo Cisneros, Julio Gerlein, Faisal Cure y Alejandro Char, quienes fueron señalados por Aida Merlano de haber contribuido al financiamiento.

Las denuncias que originaron la investigación

El diario La Nueva Prensa reveló conversaciones de “Cayita Daza” con Nubia Stella Martínez, en las que se discuten “aportes económicos del empresario venezolano Oswaldo Cisneros, por un valor de 300 mil dólares”, algo que también violaría las normas electorales colombianas que no permiten aportes de extranjeros a las campañas presidenciales.

En otra, esta vez entre “Cayita Daza” y el “Ñeñe” grabada el 3 junio de 2018, se habla de “buscar plata para pasar bajo la mesa para soltarla en los departamentos”. Esas palabras, dichas por Hernández a la asesora uribista eran parte de una estrategia para contrarrestar el crecimiento del favoritismo de Gustavo Petro, el candidato opositor a Duque, en La Guajira. El “Ñeñe” además dice que ya había conseguido “mil paquetes” -haciendo referencia a millones de pesos- para repartir en el departamento por intermedio de unos empresarios: “uno les da la lista, yo tengo una empresa que les da la plata y nadie va a saber”.

La excongresista Aida Merlano afirmó en su momento en entrevista con Semana tener pruebas de fraude electoral y compra de votos por parte de la campaña del actual presidente, apoyada por importantes políticos del Caribe colombiano. El CNE la citó a declarar, pero debido a que es prófuga de la justicia, no asistió para ampliar sus denuncias.

José Guillermo “Ñeñe” Hernández, fue un reconocido ganadero del norte de Colombia, miembro de la alta sociedad de Valledupar, la capital del Cesar, casado como María Mónica Urbina, una exreina de nacional de la belleza, dueño de fincas, lujosas propiedades y titular de las mejores relaciones con personalidades de la política local y nacional. Incluso asistió a la celebración privada de Iván Duque cuando ganó la Presidencia en 2018.

Tan solo un mes después de su muerte en medio de un supuesto robo en Brasil, su nombre terminó asociado a uno de los más peligrosos criminales de la costa norte del país, Marcos de Jesús “Marquitos” Figueroa, un contrabandista de gasolina y narcotraficante que llegó a tener tanto poder en Cesar y La Guajira (departamentos ubicados en el norte de Colombia) que incluso en la época de auge paramilitar en la región los hombres de Jorge 40 -jefe paramilitar del Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia- no lograron doblegar a su banda de sicarios.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR