“Yo creo que si se estaba riendo era del susto”: comandante de la Policía sobre la captura de Otoniel

El uniformado también aseguró que integrantes del Clan del Golfo traicionaron al criminal y por eso se logró su detención

Dairo Antonio Usuga David, alias "Otoniel", top leader of the Gulf clan, poses for a photo while  escorted by Colombian military soldiers inside a helicopter after being captured, in Turbo, Colombia October 23, 2021. Colombia's Military Forces/Handout via REUTERS ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. MANDATORY CREDIT. NO RESALES. NO ARCHIVES.
Dairo Antonio Usuga David, alias "Otoniel", top leader of the Gulf clan, poses for a photo while escorted by Colombian military soldiers inside a helicopter after being captured, in Turbo, Colombia October 23, 2021. Colombia's Military Forces/Handout via REUTERS ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. MANDATORY CREDIT. NO RESALES. NO ARCHIVES.

Uno de los hechos que más ha llamado la atención de la captura de Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, máximo cabecilla del Clan del Golfo, ha sido la expresión con la que apareció mientras era trasladado por las autoridades. Al criminal se le ve sonriendo en las fotos y videos que están circulando en medios de comunicación y redes sociales, y esto ha dado pie para cuestionar cómo se llevó a cabo la operación de detención. Ante esto, la fuerza pública asegura que todo el proceso se ejecutó detalladamente y que los gestos de Otoniel obedecen al estado nervioso en el que se encuentra.

“Yo no creo que se estaba riendo.<b> Cuando fue capturado él le dijo a los comandos del Ejército: ‘me ganaron’. Eso fue lo primero que dijo. Yo creo que si se estaba riendo era del susto.</b> Está muy asustado porque sabe que va a ser extraditado”, aseguró el general Jorge Luis Vargas, director de la Policía Nacional, en entrevista con Noticias Caracol este 24 de octubre.

El general Vargas explicó que alias Otoniel tiene muchas razones para estar nervioso porque evidenció las capacidades de la fuerza pública nacional.

El operativo, que fue llamado Osiris, inicio desde el jueves (21 de octubre), cuando uniformados habrían llegado a Necoclí, en el Urabá antioqueño, para adentrarse en la selva y buscar al criminal. Fue hasta ayer (23 de octubre) en la tarde que se logró la captura en el Cerro del Yoki, en el corregimiento de El Totumo, adscrito al mencionado municipio.

CONTEXTO: Ejército de Colombia anunció la captura de alias Otoniel, jefe del Clan del Golfo

Esto se logró gracias a un trabajo conjunto entre la Policía, el Ejército Nacional y la Fuerza Aérea. Las instituciones crearon un frente de inteligencia articulado para compartir piezas de información clave y desplegar la mayor movilización de helicópteros que se ha visto en operaciones contra delincuentes en Colombia.

Además, según reveló el general Vargas esta tarde, el éxito de la operación también se debe a que algunos integrantes del Clan del Golfo traicionaron a Otoniel. Para las autoridades, esto significa un resquebrajamiento importante al interior de la estructura delictiva.

“Muchísima gente del Clan del Golfo dio información, pero muchísima. Mucha gente lo traicionó, mucha gente. Vamos a pagar una recompensa. Hay varias fuentes humanas y tuvimos apoyo de agencias internacionales permanentemente con nosotros”, dijo el director de la Policía.

Según las autoridades, este es uno de los golpes más contundentes que se han dado en este siglo a las estructuras criminales que operan en el país. Alias Otoniel era uno de los criminales más buscados, con por lo menos 120 procesos judiciales abiertos, una orden de extradición hacia los Estados Unidos y una circular roja de la Interpol. Deberá enfrentar cargos por homicidio múltiple agravado, secuestro múltiple agravado, secuestro, narcotráfico y concierto para delinquir.

El mismo presidente colombiano, Iván Duque, asegura que esta captura solo es comparable con la caída de Pablo Escobar.

“Este es el golpe más duro que se le ha propiciado al narcotráfico en este siglo en nuestro país y este golpe solamente es comparable con la caída de Pablo Escobar en los años 90. Alias Otoniel era el narcotraficante más temido en todo el mundo, asesino de policías, de soldados y de líderes sociales”, dice el jefe de Estado.

Actualmente alias Otoniel está en las instalaciones de la Dijín (Dirección Nacional de Investigación Criminal e Interpol), ubicadas al occidente de Bogotá. Allí está bajo un fuerte esquema de seguridad a la espera de que lo judicialicen en el país, lo que también haría inminente su extradición a los Estados Unidos donde es requerido por narcotráfico.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR