Dulces, licores y enlatados: estos son los productos que más se roban en los supermercados colombianos

Fenalco reveló que el año pasado la cifra en pesos de los artículos hurtados en las grandes cadenas del país alcanzó los $112.000 millones

Imagen de archivo. Anaqueles casi vacíos en un supermercado de Cali, Colombia, el 13 de mayo de 2021. Foto: REUTERS/Luisa González
Imagen de archivo. Anaqueles casi vacíos en un supermercado de Cali, Colombia, el 13 de mayo de 2021. Foto: REUTERS/Luisa González

La Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) dio a conocer en su último Censo Nacional de Mermas que gracias a las medidas sanitarias tomadas durante el aislamiento entre enero y diciembre de 2020, en Colombia disminuyó en un 51% la cifra en pesos de los artículos robados en los supermercados del país. El reporte así mismo detalló que fueron un total de 15 productos los que más se hurtaron durante ese periodo de tiempo en el territorio nacional.

“Según el Censo, todos los controles biosanitarios impulsaron un modelo temporal que complicó el accionar de las bandas y de los ladrones ocasionales, ayudando a minimizar el impacto de los robos, que el año pasado alcanzaron una cifra cercana a los $112.000 millones”, afirmó el presidente de Fenalco, Jaime Alberto Cabal.

Según detalló el informe, el año pasado el 20% de la merma (disminución del inventario) en almacenes y supermercados del país obedecieron a la modalidad de robo, de los cuales $38 mil millones de pesos correspondieron a hurtos cometidos por funcionarios o empleados y $73 mil millones de pesos, a robos externos.

En ambas modalidades, Fenalco señaló que existe la interferencia de bandas delincuenciales dedicadas a afectar las grandes cadenas de almacenes.

El presidente del gremio además indicó que, pese a que los casos de robo en las grandes superficies se redujeron en 2020 al reportarse 32.104, una reducción del 78% frente al 2019, Cabal afirmó que la cifra continúa siendo “considerable”, por lo que desde la federación esperan “que este año cuando vuelve la reactivación no se vuelva a incrementar.”

Según los datos de Fenalco, el año pasado, en total fueron 15 los artículos más robados en los almacenes y supermercados de Colombia. La lista fue clasificada de la siguiente manera:

- Golosinas en minigóndolas.

- Licores.

- Atún y enlatados.

- Gaseosas.

- Productos cárnicos.

- Leches.

- Granos (lentejas - arroz).

- Cuchillas de afeitar.

- Artículos de aseo personal.

- Electrodomésticos.

- Galletería.

- Droguería.

- Ropa.

- Carros de juguete (HotWheels).

Al respecto de los productos hurtados, Fenalco explicó que la “tabla permite ver cómo el fenómeno es consistente en artículos de baja protección, pero no desatiende a aquellos que son de buena reventa en mercados negros.”

Por su parte, Leonardo López, el director de investigaciones de We Team, la consultora que colaboró en el censo, agregó que para el año pasado, el accionar delictivo se centró en establecimientos pequeños, al tiempo que señaló que las modalidades de hurto continuaron realizándose de manera creativa.

“Las bandas delincuenciales se vieron más expuestas. Los controles cotidianos dificultaron su accionar, y no lograron encontrar medidas que les permitiera mantener un buen flujo de mercancías robadas”, apuntó Fenalco en el Censo Nacional de Mermas.

En un 11% disminuyó las toneladas de comida desperdiciadas en Colombia durante 2020

Imagen de referencia. Durante 2020 se redujo el número de alimentos desperdiciados en Colombia. Foto: STARR/FLICKER
Imagen de referencia. Durante 2020 se redujo el número de alimentos desperdiciados en Colombia. Foto: STARR/FLICKER

Fenalco así mismo dio a conocer en el informe que durante el año pasado, los desperdicios en Colombia registraron una reducción en su participación del fenómeno de la merma operativa, al pasar de un 26% al 22%.

“El retail disminuyó en 11% las toneladas que se desperdiciaron, siendo un resultado positivo, que ayuda a los indicadores de la organización y a generar menor desperdicio en el país”, señaló el reporte del gremio.

Según explicó Fenalco, la reducción en las toneladas de comida desperdiciada se dio por dos factores. El primero, gracias a los nuevos comportamientos de compra que generó la pandemia en las cadenas, por lo que buscaron optimizar todos los productos. El segundo factor correspondió a que ante las restricciones decretadas durante la pandemia, el consumidor también cambió sus hábitos de compra.

“La coyuntura y la baja donación a bancos de alimentos o entidades que puedan utilizar estos productos, sigue generando inquietudes y expectativas de mejores procesos de logística inversa, que puedan beneficiar a más sectores vulnerables de la sociedad”, concluyó su informe el gremio de comerciantes.


SEGUIR LEYENDO



TE PUEDE INTERESAR