Grupo de congresistas presentó acción de cumplimiento para ratificar Acuerdo de Escazú

Los políticos pretenden llamar la atención del Gobierno para que tomen en serio la defensa del medioambiente

Plantón Para Exigir la Ratificación del Acuerdo de Escazú, el 17 de junio de 2021, frente al Congreso de la República de Colombia. / Colprensa
Plantón Para Exigir la Ratificación del Acuerdo de Escazú, el 17 de junio de 2021, frente al Congreso de la República de Colombia. / Colprensa

Desde hace varios meses el Congreso de la República tiene pendiente definir si Colombia ratificará o no el Acuerdo de Escazú, uno de los pactos en pro del medioambiente más importantes en Latinoamérica. El proyecto de ley no se alcanzó a votar en la legislatura pasada y se esperaba que en este nuevo ciclo se radicara nuevamente sin embargo, no ha sucedido. Ante esta situación, congresistas de la oposición presentaron este 27 de septiembre una acción de cumplimiento para que se impulse cuánto antes la normativa medioambiental.

Quienes lideran la acción jurídica son los congresistas Iván Cepeda, Feliciano Valencia, Antonio Sanguino y Abel David Jaramillo. Durante una rueda de prensa, los políticos dijeron que con este llamado pretenden llamar la atención del Gobierno para que tomen en serio la defensa del medioambiente.

“Hoy radicamos una acción de cumplimiento para obligar al presidente de la República y a sus ministros, para que radiquen con mensaje de urgencia la ratificación del tratado de Escazú, que como se sabe es un instrumento fundamental para la protección de los defensores del medioambiente y proteger el medio ambiente de los peores efectos del cambio climático”, aseguró el senador Iván Cepeda durante la rueda de prensa.

Además, de Cepeda, Valencia, Sanguino y Jaramillo, la acción de cumplimiento también es apoyada por Camilo Niño, integrante de la Comisión Nacional de Territorios Indígenas (CNTI), y Mayerly López y Elizabeth Muñoz, defensoras ambientales en los departamentos de Santander y Tolima, respectivamente.

Se recordó que el Acuerdo de Escazú es fundamental para establecer garantías sobre el acceso a la información y a la justicia en asuntos ambientales como la protección de líderes ambientales. Se resalta la importancia de este último punto ya que según la organización internacional Global Witness, Colombia ocupa el primer puesto de países con más asesinatos de defensores medioambientales reportados el año pasado.

De hecho, este es el segundo año consecutivo que Colombia ocupa el primer lugar de los países más peligrosos del mundo para defender el ambiente y los territorios. De acuerdo con el informe de Global Witness, se registraron 65 asesinatos de defensores ambientales en 2020 en todo el territorio nacional.

“El Acuerdo de Escazú es vital para Colombia porque vela por la vida de los defensores ambientales e incorpora mecanismos más adecuados para protegerlos. No podemos permitir que Colombia siga siendo el primer país del mundo con más líderes y defensores ambientales asesinados sin hacer nada para remediarlo; aprobar Escazú es un paso en esa dirección”, señalaron los congresistas.

Además, resaltan que Colombia atraviesa un escenario de aumento de los conflictos socioambientales que está afectando gravemente los territorios y a los defensores ambientales. Según el Atlas de Justicia Ambiental, a julio de 2020 Colombia contaba con 2.743 conflictos ambientales, ya sean por deforestación, modelos extractivistas, delimitación de páramos, entre otros.

Así las cosas, los congresistas señalan que debe existir un compromiso decidido para afrontar los retos ambientales y establecer estrategias que permitan proteger el ambiente, el territorio y a los defensores ambientales. Aseguran que construir paz ambiental requiere de la participación activa y en condiciones justas de las comunidades que habitan y defienden los territorios.

Pero en Colombia, según los congresistas de oposición, pasa lo contrario. Denunciaron que todas las demoras para votar el Acuerdo en la legislatura pasada y ahora la dilación para radicar la normativa nuevamente obedecen a “jugaditas” del Gobierno Duque para ‘enredar’ el asunto.

“El Gobierno ha venido dilatando sistemáticamente la aprobación de este tratado, ha guardado silencio con relación a las maniobras que ha hecho la bancada del Centro Democrático y la bancada de Gobierno para la ratificación. Por lo tanto, hemos tenido que acudir una vez que hemos agotado todas las vías e insistencias, pues hemos tenido que acudir a una acción por la vía judicial para que sea haga realidad lo antes posible esta ratificación”, dijo Cepeda.

Se espera que con esta acción jurídica ahora sí haya una respuesta relacionada con la ratificación por parte de Colombia del Acuerdo de Escazú.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR