Cuatro personas resultaron heridas en un ataque contra erradicadores de coca

Un perro del equipo de erradicación también resultó herido

Integrantes del Ejército de Colombia participan de labores de erradicación de coca en zona rural de Nueva Colombia (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo
Integrantes del Ejército de Colombia participan de labores de erradicación de coca en zona rural de Nueva Colombia (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo

Este 18 de septiembre, cuatro personas resultaron heridas luego de un ataque con armas de fuego en el municipio de Montelíbano, al sur de Córdoba, alrededor de las 7:00 a. m., cuando miembros del grupo de erradicación de cultivos ilícitos viajaban a la vereda Tierradentro

Los heridos son: el patrullero Daniel Edilxon Carlosama Guzmán, de 21 años, que presenta lesiones múltiples por esquirlas en el fémur y el patrullero Jhon Sebastián Ledezma Criollo, de 24 años, que tiene heridas en el cráneo.

También presentaron heridas José Mauricio Rayo Díaz, de 23 años, quien fue trasladado a un hospital donde se recupera por las heridas en la pierna izquierda, y Boris Arcesio Chávez Londoño, de 48 años, que tiene heridas en la espalda. Los dos hacen parte del grupo de erradicación llamado Enfermero Azul.

Los cuatro heridos fueron llevados al hospital César Uribe Piedrahita de Caucasia, Antioquia. Según Blu Radio, el perro del policía conocido como Pirlo también fue herido durante el ataque.

Cultivos de coca en Colombia habrían incrementado un 15 % en 2020

De acuerdo con un reporte de la Casa Blanca de Estados Unidos, dado a conocer por medio de su Oficina de Política Nacional de Control de Drogas, que el área dedicada a los cultivos ilícitos de coca en Colombia habría crecido en cerca de un 15 por ciento durante 2020, pasando de 212.000 hectáreas en 2019 a 245.000 durante el año pasado.

Con ello, agregó la mayor autoridad del país norteamericano, también creció el potencial de producción de la pasta de cocaína, de 936 a 1.010 toneladas métricas lo que a su vez se traduce en un incremento del ocho por ciento. Con esto, agregó esa entidad, Colombia habría alcanzado cifras históricas en ambos rubros, pues superan visiblemente los indicadores de 2019, que en su momento fueron considerados como los más altos.

Al respecto, señaló que, “estas tendencias muestran la necesidad de aumentar los enfoques holísticos que combinen el desarrollo económico, una mayor presencia gubernamental y la seguridad ciudadana, la interdicción y la erradicación en áreas rurales clave para reducir la producción de cocaína de manera sostenible y construir la paz en las zonas afectadas por conflictos.”

Igualmente, la dependencia policial reconoció que parte del incremento en los cultivos ilícitos se debe a los desafíos enfrentados por Colombia durante el año pasado, concentrados principalmente en la pandemia del covid-19, que generó un mayor aislamiento en las zonas que de por sí ya se pintan lejanas del alcance de las autoridades nacionales.

Valga señalar que, las cifras contrastan ampliamente con las del censo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) difundido la semana pasada. De acuerdo con este último, en 2020 se registraron 143.000 hectáreas de coca, lo que representa una disminución de 7 por ciento frente al año anterior, cuando se detectaron 154.000 hectáreas.

Dicho argumento fue enunciado por la Presidencia de la República, que momentos después de que se conociera el informe estadounidense publicó un comunicado en el que señala que las cifras “demuestran que la lucha contra las drogas ilícitas continúa siendo un enorme desafío, en el que Colombia y Estados Unidos continuarán aunando esfuerzos como socios y aliados”.

En ese sentido, la oficina de Iván Duque anunció que los técnicos de ambos países y de las Naciones Unidas las revisarán para identificar aquellos criterios metodológicos necesarios para armonizar para el próximo ciclo de medición; y recordó que el manejo de los cultivos ilícitos tuvo un buen 2020, logrando récords históricos de erradicación manual de 130.171 hectáreas de coca, de incautación de 505,6 toneladas métricas de cocaína, 545 toneladas de hoja de coca, y 63,6 toneladas de base de coca, así como la destrucción de 5.233 infraestructuras destinadas a la producción de drogas.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR