“Recuerdo que caí al lado del carro de mi tía”, menor de 15 años víctima de bala durante atraco en Bosa

Laura Jimena Morales Betancourt, quien perdió la movilidad de sus piernas luego de que un delincuente le disparara con un arma por robarle el celular, relató cómo fueron los momentos del ataque y desde entonces su lucha en el proceso de recuperación

Delincuentes en Bogotá sin mediar atenta con arma contra la vida de sus víctimas. Imagen de referencia.
Delincuentes en Bogotá sin mediar atenta con arma contra la vida de sus víctimas. Imagen de referencia.

Luego de un mes de los hechos del pasado 19 de agosto, en los que cambió la vida de Laura, víctima de un despiadado hombre que le disparó por robarle el celular, en la localidad de Bosa, al sur de Bogotá, relató que todo sucedió mientras esa noche ella estaba frente a la casa de su tía, jugando con sus primos y un amigo, cuando de repente escuchó la voz de un hombre, quien sin pensarlo, le disparó por la espalda.

“Estábamos hablando, molestando, cuando sentí un susurro en mi oído. No presté mucha atención, pero cuando volteé a mirar, ni siquiera recuerdo haber visto a alguien, sino un arma”, contó Laura en entrevista con el diario El Tiempo.

Ante la amenaza, Laura reaccionó tirando todo lo que tenía en sus manos, entre esos el celular por el que iba el delincuente; sin embargo, el no oponerse al robo fue suficiente, pues ella en medio del susto giró su cuerpo para emprender la huída, cuando este hombre le propinó un disparó por la espalda, dejándola gravemente herida.

De acuerdo con el relato de Laura al medio bogotano, ella recuerda que al intentar huir escuchó el disparo y posteriormente cayó al suelo. “Recuerdo que caí al lado del carro de mi tía”, sostiene la menor, quien desde entonces vive una lucha constante por recuperarse.

Asimismo, ella detalla que en medio del ataque logró gritarle a sus primos y amigos que se entraran a la casa, pero el disparo y los gritos alertaron a los vecinos, por lo que su tía salió de la casa para auxiliarla y llevarla rápidamente a un centro asistencial.

A Laura la trasladaron en una patrulla hasta el Hospital de Bosa, lugar donde tomaron una radiografía para saber en qué lugar se encontraba la bala, desde allí tuvo que ser remitida al Hospital de Kenneddy, pues su condición requirió de atención con un especialista.

Por su parte, Jesús Antonio Morales, padre de Laura, le manifestó al diario: “Cuando me enteré de que un extraño le había disparado a mi hija de 15 años, yo me quería morir, se me hundió el mundo, se me revolvió todo”.
Momento en el que el sujeto agrede a la menor de edad. Captura de pantalla (Noticias Caracol)
Momento en el que el sujeto agrede a la menor de edad. Captura de pantalla (Noticias Caracol)

La lucha de Laura en su recuperación

Laura le detalló a El Tiempo, que la bala le hizo bastante daño, pues desde ese momento siente sus piernas dormidas, además, tuvo que vivir con el dolor de un tubo en uno de sus pulmones, pues es allí donde quedó alojada la bala, lugar en el cual permanecerá.

“Tuvieron que ponerme un tubo en el tórax, mi pulmón estaba gravemente afectado, tenía sangre y aire. Me lo ponían y me lo quitaban y luego otra vez me lo ponían, era una tortura, pero era la única forma de expandir el pulmón otra vez”, detalló Laura al rotativo bogotano.

De igual manera, narró que había momentos muy difíciles y de intenso dolor, “a veces el tubo estaba tan templado que me dolía demasiado”, además, indicó que moverse era muy complicado, pues de estar tanto tiempo acostada en la cama su piel ya estaba lacerada o pelada.

Mientras su lucha, sus padres se turnaban para cuidarla y acompañarla, además, estaban la pendiente de todos los trámites para consultar a un fisiatra y neuropediatra, que les indicara las posibilidades que Laura tenía para retornar a la normalidad, pues el disparo le afectó tres vértebras, la T8, la T9 y la T10, así como la médula espinal.

“La angustia que uno siente como padre o madre es terrible. Verla ahí, en una cama de hospital, temiendo lo peor. Ella cumplió los 15 años el 25 de diciembre de 2020, era una niña feliz y llena de planes para el futuro. Hoy su vida se partió en dos por culpa de un atracador que le robó el celular y, no contento con eso, le disparó con frialdad”, señaló al medio el padre de la niña.

A pesar que el hombre fue capturado días después de lo sucedido, Laura expresó que se siente preocupada por su futuro, “yo me siento muy afectada físicamente. También me aburre, yo tan joven, y que la gente me tenga que ayudar y me hagan todo. No puedo caminar”, dijo la menor.

Por el momento, se sabe que una clínica privada contactó a la familia Morales para ayudar en el tratamiento de la menor, y que la Fiscalía le formuló la imputación por los delitos de tentativa de homicidio agravado a Jhonny Iván Jiménez Victoria, quien es señalado de disparar contra Laura.

SEGUIR LEYENDO





TE PUEDE INTERESAR