Votación del Plan de Rescate Social vuelve a ser aplazada: será el 28 de julio

El Concejo de Bogotá no pudo llegar este martes a la fase de votación. Las discusiones se centraron en la presión que existe por aprobar la propuesta como única forma de salvar a TransMilenio.

Conozca cuáles son las 7 estaciónes de TransMilenio que entran en funcionamiento.
Conozca cuáles son las 7 estaciónes de TransMilenio que entran en funcionamiento.

El polémico Plan de Rescate Social de la Alcaldía de Bogotá tendrá que esperar un día más antes de poder definir su futuro, luego de que los concejales de la capital no pudieran llegar a un acuerdo sobre el tema este martes 27 de julio. Tras 10 horas de discusión, los cabildantes resolvieron dejar la votación para el próximo miércoles 28 de julio.

Se trata de un proyecto que ha generado escozor luego de que se conocieran que, si bien propone una inversión de 1,8 billones de pesos para distintos programas sociales, dirigiría una buena parte de ese monto al rescate del sistema de transporte masivo TransMilenio, que según la administración local tiene fondos suficientes para funcionar hasta agosto próximo.

Para los concejales, sin embargo, el dato dado a conocer el pasado 23 de julio es una estrategia diseñada por la alcaldía para ejercer presión y lograr la aprobación inequívoca del plan, que ha sido producto de desencuentros entre el cabildo y la administración local, precisamente por los recursos que se quieren destinar a TransMilenio, desde que el mismo fuera presentado en junio pasado.

Después de todo, se trata de cerca de 1,1 billones de pesos destinados al sistema de transporte, y sólo 680.000 millones de pesos para estrategias sociales, según dijo la concejala de Cambio Radical Carolina Arbeláez, quien también es una de las ponentes del plan.

En ese sentido, no fueron pocos los concejales que se mostraron en desacuerdo con la idea durante la sesión de este martes. Es el caso de Carlos Carrillo, del Polo Democrático, quien dijo durante su intervención que, “la señora alcaldesa en un acto bajo, rastrero y mezquino está chantajeando a esta corporación diciendo que si no aprobamos los recursos se va a cerrar TransMilenio, el Concejo no puede ceder a esas presiones”.

A su voz se sumó la de Carlos Fernando Galán, que cuestionó “¿por qué hasta ahorita le dicen al Concejo de Bogotá que va a dejar de operar el sistema de transporte público dentro de un mes?”. En la misma tónica se expresó Susana Muhamad, de Colombia Humana, quien criticó que “¿ahora es responsabilidad del Concejo de Bogotá? No”.

Valga recordar que, dicha cabildante fue una de las que pidió volver a discutir el tema, luego de que la Comisión de Hacienda de dicha corporación lo cerrara y lo mandara a votación el viernes pasado. “Hemos pedido que se genere una discusión calmada. Por eso pedimos reabrir el debate y que el gobierno responda nuestras preguntas”, había anunciado en ese momento.

Sobre dichas dudas se pronunció el gerente de TransMilenio, que en audiencia explicó que “En caja quedan $153.277 millones y creo que una de las formas de mostrar que eso alcanza hasta finales de agosto es así: un mes de operación es más o menos ese número: entre $100.000 y $150.000 millones. Por eso lo que tenemos nos alcanza hasta finales de agosto. Eso es lo que tenemos en caja del Fondo de Estabilización Tarifaria (cuyo déficit este año es de cerca de $2.4 billones) que ya se está agotando, a pesar de la transferencia transitoria de recursos que hemos hecho este año”.

El mismo funcionario aclaró que dichos déficits se deben a dos factores en particular: el segundo y tercer pico de la pandemia del covid-19, que cambiaron drásticamente las dinámicas de uso del sistema, disminuyendo la afluencia de pasajeros mucho más allá de lo que se preveía en primer lugar; y la vandalización y salida de circulación de buses y estaciones a causa del paro nacional.

No hay que dejar de mencionar que TransMilenio tiene un déficit económico de 2,4 billones de pesos, que será asumido en un 50 por ciento por el Gobierno nacional, mientras que la mitad restante debe ser aprobada por el Concejo de Bogotá antes del próximo viernes 30 de julio.

SEGUIR LEYENDO: