JEP acepta sometimiento de soldado sindicado de asesinar a habitante de calle para pasarlo como baja en combate

Jimmy Alexander Cepeda Maldonado, adscrito al Batallón Tarqui de Sogamoso, viajó a Bogotá en 2007 para, al parecer, engañar a un habitante de calle y cometer el crimen.

Imagen de referencia.
Imagen de referencia.

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) aceptó el sometimiento del capitán del Ejército, Jimmy Alexander Cepeda, quien tiene en su haber cuatro procesos en la justicia ordinaria por su presunta participación en ‘falsos positivos’ en Boyacá. La Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la JEP firmó su entrada el pasado 12 de julio.

El entonces teniente Cepeda es sindicado de participar en varios casos de ejecuciones extrajudiciales, entre ellos el de algunas personas en condición de calle, como el caso de un hombre que encontraron en cercanías del San Andresito de San José, en Bogotá, al cual subieron a un carro, lo alimentaron, le ofrecieron trabajo en Boyacá y al llegar a Sogamoso, lo mataron. Los hechos sucedieron el 23 de noviembre de 2007.

“Los soldados se llevaron a la víctima para bañarlo y cambiarlo de ropa, le pusieron el vestido verde de la Policía Nacional y unas botas de caucho; al rato trajeron a la víctima cambiada, el sujeto se movió hacia el sector de unas matas [sic] los soldados que estaban ahí se corrieron hacia un lado y CARDOZO le apuntó con un fusil y le disparó”.

También en el acta de la JEP, el mismo capitán confiesa que recibía las armas que usaban para hacer pasar a los muertos como guerrilleros caídos en combate.

“(...) el señor me cita en el barrio 20 de julio de Bogotá, yo viajo no recuerdo si fue con el cabo Pedraza a una pollería en la carrera 10ma con 27 sur, llegamos allí y nos tomamos una gaseosa, cuando por debajo de la mesa el señor me pasa un arma y yo le pago no recuerdo como 500 mil pesos, recuerdo las características del arma”.

El 12 de febrero de 2018, la Fiscalía presentó escrito de acusación en contra de Jimmy Alexander Cepeda Maldonado como coautor de los delitos de homicidio en persona protegida y falsedad ideológica en documento público por la muerte de Miguel Angel Ardila Vaca en la vía que de Sogamoso conduce a Tópaga, en Boyaca.

Al hombre lo habían presentado como miembro del Eln, a quien, supuestamente, le habían encontrado una pistola calibre 7, 65 mm marca Waler, un proveedor de pistola calibre 7,65 mm, dos granadas IM 26, una granada tipo Bola Americana, un proveedor de fusil 5,56 mm y un revólver calibre 32 mm.

Pero finalmente la Fiscalía encontró que su muerte se dio dentro de la política de los falsos positivos, “siendo ejecutado por los militares que conformaban el Grupo Especial Apocalipsis de la Batería C, adscrito al Batallón Tarqui de Sogamoso al mando del entonces ST CARDOSO MORA en cumplimiento de la misión táctica JEMAA [sic] librada el mismo 23 de julio de 2007; con la muerte de MIGUEL ANGEL ARDILA VACA se pretendía dar un resultado operacional que les representaría felicitaciones en sus hojas de vida, permisos para disfrutar y mostrar el cumplimiento de resultados”.

Otro de los casos fue el del 19 de octubre de 2007 en el que Cepeda Maldonado, junto a otros militares, asesinaron a un hombre y le pagaron a un informante 1.500.000 pesos por su ayuda para encontrar a la víctima. Por esto también le leyeron cargos, pero los dos casos se pausaron mientras la JEP resolvía si era competente para estudiar su expediente.

Tras la aceptación del sometimiento, la JEP le advirtió a Jimmy Alexander Cepeda que le suspendía la orden de captura en su contra, pero que puede ser revocada si incumple con “las obligaciones contraídas en el acta de sometimiento y el acta de compromiso que firmará como consecuencia del beneficio del cual disfruta”.

SIGA LEYENDO