No ha sido posible el levantamiento de los cuerpos en el avión accidentado en el Meta

Los familiares de los tripulantes fallecidos exigen un plan de rescate para poder recibir los cuerpos de las víctimas y hacer el duelo.

Avión DC3 Meta. Foto: Defensa Civil
Avión DC3 Meta. Foto: Defensa Civil

El pasado 8 de julio, el avión Douglas DC3 de matrícula HK 2830 sufrió un accidente en una zona boscosa del municipio de Restrepo, en el departamento del Meta. La aeronave, con sus tres ocupantes muertos, se encuentra en una zona de difícil acceso y los familiares han pedido acelerar las labores de rescate de los cuerpos.

En el siniestro resultaron muertos los tres tripulantes, identificados como el piloto Juan Carlos Cortés; el copiloto Jhon Acero y el técnico Carlos Eduardo Olaya, quienes según las autoridades de rescate y los campesinos que hallaron la aeronave, resultaron calcinados tras el accidente.

Hallar la aeronave tomó más de 36 horas debido a que chocó en una zona montañosa y boscosa del cañón del Guatiquía, en el Meta. Fue un grupo de campesinos el que llegó hasta la zona a pie, luego de una suspensión de las labores por las condiciones climáticas. Sería esa misma situación la que ha dificultado retirar los cuerpos de las víctimas para que sean entregados a sus familias.

Angélica Acero, la hija del piloto fallecido, le manifestó a la emisora Blu Radio que las familias de las víctimas se sienten abandonadas porque no sienten voluntad de las autoridades para adelantar las labores de rescate.

Según dijo, al tercer día de haberse presentado el accidente, no han recibido información de las autoridades para adelantar un plan de rescate que les permita, por fin, recibir el cuerpo de sus familiares y realizar el duelo de su tragedia.

El avión DC3 corresponde a una aeronave que llegó al país antes de la Segunda Guerra Mundial, y operaba en zonas rurales con sistemas de comunicación y de vuelo sin la tecnología de la aeronáutica actual.

El HK 2830 partió del aeropuerto Vanguardia, al parecer tras labores de mantenimiento y una actividad de reconocimiento, sobre las 7:00 de la mañana del pasado 8 de julio con los tres tripulantes.

Pero tan solo 5 minutos después de su partida, se perdió contacto con la aeronave y posteriormente se emitió la alerta de un posible accidente. Cuerpos de rescate iniciaron la búsqueda, pero fue hasta el día siguiente que hubo información del siniestro.

Según dijeron las autoridades, fue un grupo de campesinos de esa zona del municipio de Restrepo, en el departamento del Meta, quienes encontraron el siniestro y le entregaron la información a la alcaldesa del municipio y los organismos de rescate.

Cuando los rescatistas recibieron la información, iniciaron el ingreso caminando a la zona, pero las condiciones climáticas, según informó la Aeronáutica Civil, obligó a que se suspendiera el avance para esperar una situación favorable.

“El personal de Búsqueda y Rescate de la Aeronáutica Civil y los organismos de socorro continúan hoy con las labores para tratar de ubicar a la aeronave y a sus ocupantes, con el apoyo de un helicóptero de la Fuerza Aérea Colombiana. No obstante, las condiciones meteorológicas del área han limitado y dificultado esta labor”, informaron.

Tras llegar al lugar, las autoridades identificaron que no había sobrevivientes. Según el coronel Jorge Díaz, de la Defensa Civil, se iniciaron así mismo las labores de rescate que la familia ha pedido acelerar en las últimas horas.

“El Grupo Aéreo de Combate Número Dos de la Fuerza Aérea Colombiana, en conjunto con la Defensa Civil, están coordinando a través del Concejo Departamental del Riesgo la solicitud para el apoyo de un helicóptero UH-60 Black Hawk, con el fin de trasladar los cuerpos desde la zona de impacto hacia la ciudad de Villavicencio para llevar a cabo el levantamiento de los cuerpos y entregarlos a sus familiares para que realicen su cristiana sepultura”, afirmó el coronel.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR