Joven denuncia a una primera línea de Suba por violencia de género: “me hicieron meter a una laguna sin ropa”

Una joven aseguró que parte de quienes componen una primera línea de la localidad de Suba la vulneró y se niegan a cumplir los acuerdos a los que llegaron después de denunciar.

Bogotá, 30 de Abril de 2021. Fuertes enfrentamientos en la localidad de Suba. (Colprensa - Álvaro Tavera)
Bogotá, 30 de Abril de 2021. Fuertes enfrentamientos en la localidad de Suba. (Colprensa - Álvaro Tavera)

Este martes se conoció la denuncia de una joven que asegura que fue hostigada y amenazada por miembros de una primera línea que se formó en la localidad de Suba, en medio de las protestas sociales en la capital del país.

Según una carta de la denunciante, “fui hostigada, amenazada y victimizada por la primera línea a cargo de un joven que llaman “Gato”'. La presunta víctima contó que una parte de sus compañeros la violentaron en el Humedal Tibabuyes: “Me sometieron a un denominado ‘castigo’ de hacerme meter a la laguna sin ropa, mientras me gritaban cosas degradantes, para posteriormente golpearme y embarrarme la ropa, vulnerando mi dignidad e integridad personal”.

La joven explicó que son prácticas incoherentes, en donde en vez de tener el objetivo de cuidar y velar por la vida digna y el derecho a la protesta social, ejercieron prácticas de línea militarista, autoritaria y machista. También contó que una vez denunció todo. ellos recurrieron a argumentaciones falsas de que había mantenido relaciones sexuales un día antes en la Universidad Pedagógica -el 30 de mayo del 2021-, “dando a entender que me merecía estos tratos crueles e inhumanos por ‘calenturienta’”.

“Siendo comentarios sexistas, misóginos y discriminatorios, que limitan el libre desarrollo de la personalidad, e imponen conductas y deber ser sobre las mujeres específicamente, a quienes nos atribuyen la “responsabilidad” principal”, contó la denunciante.

Varias de las primeras líneas de Suba se manifestaron rechazando las violencias basadas en género en el territorio, en los espacios de construcción y de resistencia en el paro nacional y la primera línea involucrada se comunicó un par de días después para acordar actividades en pro de la reparación de la joven.

FOTO DE ARCHIVO-Una mujer gesticula durante una protesta contra las agresiones sexuales de la policía y el exceso de fuerza pública contra las protestas pacíficas, en Bogotá, Colombia. 15 de mayo de 2021. REUTERS/Nathalia Angarita
FOTO DE ARCHIVO-Una mujer gesticula durante una protesta contra las agresiones sexuales de la policía y el exceso de fuerza pública contra las protestas pacíficas, en Bogotá, Colombia. 15 de mayo de 2021. REUTERS/Nathalia Angarita

Sin embargo, la presunta víctima sostuvo que estos acuerdos fueron incumplidos pues nunca hubo una voluntad de identificar y expulsar a las personas involucradas, tampoco en rechazar estas acciones que deslegitiman los propósitos de la primera línea, ni en participar en las mesas de construcción del protocolo de la localidad, sino que por el contrario los pocos que asistieron dificultaron el espacio, se reían y exclamaban falacias como “feminazis”, denotando la ausencia de voluntad por desaprender actuaciones patriarcales, sin generar ninguna acción para promover y participar en espacios pedagógicos para interiorizar que la revolución y la resistencia no va de la mano con la violencia contra la mujer.

“Además de todo, minimizan las colectivas feministas refiriéndose a que no tenemos ni voz, ni voto en los espacios. Generando una práctica de acallamiento colectivo y sistemático, ya que por el hecho de denunciar las violencias patriarcales asumen que queremos romper los espacios pero lo que buscamos es visibilizar, rechazar, acompañar y exigir que esto no siga ocurriendo, no estamos dispuestas a seguir guardando silencio”, argumentó la joven.

Desde que iniciaron las protestas en Colombia, el 28 de abril de 2021, han sido varias las denuncias de mujeres que han asegurado que fueron abusadas sexualmente ya sea por las autoridades o por algunos hombres que se encontraban en las manifestaciones. Uno de esos casos que se hizo público, fue el de una joven que aseguró fue violentada sexualmente en el Portal Américas o Portal Resistencia, como lo renombraron, por parte de uno de los manifestantes.

La Secretaría de la Mujer de Bogotá confirmó el caso y aseguró que el 7 de junio, a las 10:50 p. m., al chat de la Línea Púrpura distrital entró un mensaje de una ciudadana reportando un caso donde una mujer fue presunta víctima de violencia sexual en el marco de la protesta social, en el Portal Américas. Al llamar al celular de la alertante, se logró una aproximación a la atención del caso a través de otra ciudadana voluntaria que se ofreció a ayudar.

La Secretaría Distrital de la Mujer ha atendido a 29 mujeres por situaciones presentadas en el marco de las protestas. 25 de ellas, manifiestan que el presunto agresor fue un miembro de la Policía Nacional.

SEGUIR LEYENDO: