Concejal pidió la creación de una comisión de la verdad para los casos de violencia policial en Bogotá

Frente a esta decisión judicial, la concejal dijo que respetaba lo dicho por el Tribunal, pero aseguró que impugnará para que el caso sea revisado por la Corte.

En la imagen, Integrantes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) se enfrentan a en el sector de Usme, sur de Bogotá (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo
En la imagen, Integrantes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) se enfrentan a en el sector de Usme, sur de Bogotá (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo

Este 5 de julio, la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá negó la tutela interpuesta por la concejal Heidy Sánchez de la Unión Patriótica en la que pedía protección por los derechos de los manifestantes ante el uso de dispositivos de represión del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad). Para el tribunal, el lanzador múltiple eléctrico se encuentra entre la clasificación de las armas, municiones y dispositivos menos letales y no producen un fuerte impacto contra los ciudadanos.

Frente a esta decisión judicial, la concejal dijo que respetaba lo dicho por el Tribunal, pero aseguró que impugnará para que el caso sea revisado por la Corte.

Respeto la decisión del Tribunal, sin embargo, vamos a impugnar para que sea la Corte quien decida. El argumento que quisimos expresar fue suspender la operación del Esmad y además la creación de una hoja de ruta que garantice el derecho a la verdad, justicia y reparación de las víctimas de la violencia policial.

Durante la entrevista, la cabildante pidió crear una Comisión de la Verdad para casos de violencia policial que se han dado durante la protesta.

<b>Lanzador Venom es “menos letal” y se mantiene su uso por sentencia del Tribunal Superior de Bogotá</b>

Durante las manifestaciones del Paro Nacional, cuya primera jornada se llevó a cabo el pasado 28 de abril, un arma utilizada por el Esmad llamó la atención: el lanzador Venom. Aunque el artefacto no es nuevo, su uso en las protestas del estallido social colombiano sí fue sorpresivo para la ciudanía.

La ejecución del lanzador generó polémica tras las denuncias de la comunidad, y de defensores de los derechos humanos, que aseguraban que los proyectiles que se disparaban desde las tanquetas podrían ser peligrosos para la vida de los manifestantes, sin embargo, y bajo la decisión del Tribunal Superior de Bogotá, esta arma podrá seguir siendo utilizada por la fuerza pública en la capital del país.

El lanzador Venom es un aparato que se ubica sobre los automotores del Esmad y que dispara múltiples proyectiles de disuasión. Tiene la facultad de disparar hasta 30 proyectiles, principalmente, uno de 37 milímetros, utilizado para el aturdimiento, que tiene en su interior cuatro submuniciones que, al momento de ser activadas, generan un destello de luz y sonido.

Al evidenciarse su uso generalizado para dispersar manifestaciones y desmanes en diferentes zonas del país, diversas organizaciones, como Temblores ONG y Human Rights Watch, buscaron detener su uso y denunciaron el lanzador como ‘peligroso’ por el riesgo que significaba para la integridad y salud personas.

Aunque en Popayán, recientemente, una jueza prohibió el uso del lanzador Venom, en Bogotá no sucedió lo mismo, y el Tribunal Superior de la ciudad desestimó las pretensiones de una tutela de la concejal Heidy Sánchez Barreto, quien había solicitado detener el empleo del arma para garantizar los derechos a la protesta en la capital.

El alto Tribunal aseguró que el arma está “clasificada dentro de las armas, municiones, elementos y dispositivos menos letales, que no produce un impacto directo a la ciudadanía”, como aparece en el inventario de la Policía Nacional. Así mismo, el juez consideró que el lanzador Venom es únicamente utilizado por agentes del Esmad y su uso está regulado, una situación que no ha sido desconocida por la fuerza pública, de acuerdo con el Tribunal, y “que tampoco probó la tutelante”.

El juez desestimó que los argumentos de la jueza en la capital del Cauca puedan extenderse a Bogotá, debido que allí sí se probó un abuso del lanzador Venom al emplearse desde tierra; mientras que en la capital del país no se ha probado un uso generalizado o desproporcionado del aparato.

Finalmente, el Tribunal de Bogotá aseguró que la Defensoría del Pueblo prepara un análisis del uso del lanzador por parte del Esmad, y la autoridad judicial no podría tomar decisiones sobre conductas que no han sido probadas.

En ese sentido, el Tribunal negó la tutela de la concejal Barreto Sánchez y mantuvo el uso del lanzador bajo la regulación vigente que exige que se emplee desde una posición elevada del piso, y sin dirigir las detonaciones contra el cuerpo de las personas.

“Se habla de que existe un reglamento, sin embargo, los heridos, las personas que han perdido o han sufrido grandes lesiones oculares nos dicen todo lo contrario. Respetamos completamente la decisión que se toma en primera instancia y vamos a presentar una impugnación a este fallo”, señaló la concejal Sánchez en Noticias Caracol.

SEGUIR LEYENDO