Por “falta de respeto a la Policía”, Procuraduría elevó queja disciplinaria contra representantes a la Cámara de la oposición

Ángela María Robledo, María José Pizarro e Inti Asprilla están bajo la lupa del Ministerio Público, que los acusó ante la Comisión de Ética por acciones relacionadas con el Paro Nacional.

María José Pizarro, Ángela María Robledo e Inti Asprilla. Fotos: Colprensa
María José Pizarro, Ángela María Robledo e Inti Asprilla. Fotos: Colprensa

La Procuraduría accedió a la petición de los representantes de la oposición, quienes habían solicitado que sus quejas disciplinarias se remitieran a la Comisión de Ética de la Cámara de Representantes, como la competente en esos casos.

Contra los tres representantes fue radicada una queja en la página web de la Procuraduría General de la Nación en la que se indicaba que, presuntamente, los tres faltaron al respeto de la Policía Nacional.

“Dicha queja fue radicada por medio de la página web de la Procuraduría General, por una ciudadana quien solicitó investigar a los representantes ante la presunta falta de respeto, humillación y gritos a los que habrían sometido a miembros de la Policía Nacional, en desarrollo de la sesión de la Cámara de Representantes del 26 de mayo de 2021”, señaló el Ministerio Público en una comunicación.

Los hechos cuestionados se presentaron al final de un debate de moción de censura al Ministro de Defensa, Diego Molano, el 25 de mayo. Fue en medio de la intervención del representante John Jairo Hoyos del Partido de La U, reconocido por ser el único congresista de ese partido que pidió la salida del ministro de Defensa, además de estar públicamente al lado de los manifestantes que demandan cambios al Gobierno nacional.

Hoyos, quien cumplió su turno de intervención sin terminar la exposición de sus argumentos, continuó su discurso aunque su micrófono fue silenciado por la mesa directiva con base en el respeto a los turnos programados para cada congresista.

Lo que ocurrió después cuenta con dos versiones, por parte de periodistas que cubrieron el debate. Una señaló que varios miembros del Centro Democrático le pidieron a Hoyos que guardara silencio, de manera despectiva, e incluso insultante, lo que generó una aireada reacción por parte de representantes de la Alianza Verde y otras bancadas alternativas, presentes en la discusión.

Otra versión indicó que fueron miembros de la Alianza Verde los que provocaron a sus colegas opositores. Lo que ocurrió después fue que tanto los congresistas de la Alianza Verde como los del Centro Democrático se levantaron de sus escritorios y se dirigieron a los pasillos del recinto mientras se cruzaron palabras de manera airada, lo que generó la intervención de los agentes de la Policía para evitar que el suceso pasara a mayores.

En un video captado al interior del recinto se aprecia cómo los policías son increpados por algunos representantes mientras de fondo se escucha una algarabía, producto del cruce de palabras que solo mermó cuando el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Blanco, detuvo momentáneamente el debate para llamar la atención de los congresistas y calmar los ánimos.

En uno de los videos difundidos, se ve a María José Pizarro, Ángela María Robledo y a Inti Asprilla cuestionar a los policías de la Cámara de Representantes y otros colegas, a quienes dicen “Ustedes qué hacen aquí” y que “se salgan”.

Asprilla señaló, después de la polémica por el video, que los uniformados irrumpieron de forma intimidatoria; mientras que Pizarro sostuvo que las imágenes difundidas fueron sacadas de contexto en las redes sociales.

A juicio del ente de control la Comisión de Ética es la instancia llamada a evaluar e instruir la actuación y a realizar la verificación fáctica y probatoria de la queja disciplinaria radicada contra los representantes a la Cámara, a la luz de lo establecido en el Código de Ética y Disciplinario del Congresista (Ley 1828 de 2017)”, concluyó la Procuraduría.

Sin embargo, los representantes firmaron un documento que fue enviado a la Unión Interparlamentaria, un grupo internacional que agrega los órganos legislativos de los países organizados en ese sistema político, en la que aseguraron que, como esa queja disciplinaria, los entes de control e investigativos han perseguido a los miembros de la oposición en el país.

Los congresistas también habían denunciado que por indagaciones preliminares e investigaciones formales abiertas por la Procuraduría General de la Nación, no habrían podido participar en la votación del Código Disciplinario que presentó la procuradora Margarita Cabello y al cual se oponían.

SEGUIR LEYENDO: