“Nunca vio un guerrillero”: Roy Barreras contradice a Rodrigo Lara sobre presencia del Eln en protestas en Cali

Los senadores Roy Barreras y Rodrigo Lara estuvieron en Cali el pasado 10 de mayo y hasta se reunieron con los manifestantes que hacen parte de la primera línea. Ya en Bogotá, Lara dijo que se sobreentiende que el Eln está en esa primera línea.

Manifestante de primera línea envuelto en bandera de Colombia en barricada, Cali, Colombia, 13 mayo 2021.
REUTERS/Luisa González
Manifestante de primera línea envuelto en bandera de Colombia en barricada, Cali, Colombia, 13 mayo 2021. REUTERS/Luisa González

El pasado 10 mayo un grupo de congresistas llegaron a la ciudad de Cali tras varios días de tensión que se vivieron en medio de las protestas sociales. La invitación salió desde la Comisión de Paz del Senado que preside Roy Barreras, y entre los participantes a esta jornada estuvieron Iván Cepeda, Antonio Sanguino, Sandra Ramírez, David Racero, y Rodrigo Lara.

Los legisladores vivieron de primera mano la situación compleja por la que atraviesa la capital del Valle, epicentro de las manifestaciones en el país, e incluso se reunieron con los jóvenes que hacen parte de la primera línea, aquellos que forman una barrera y se exponen cuando hay enfrentamientos con miembros del Esmad.

En esta fotografía se ve al senador Rodrigo Lara de camisa azul.
En esta fotografía se ve al senador Rodrigo Lara de camisa azul.

Luego de esta jornada en Cali y ya una vez en Bogotá, el senador Rodrigo Lara en entrevista con Semana, denunció que fue testigo de cómo el Eln está inmerso en los bloqueos que hay en diferentes vías de la ciudad y que prácticamente los ciudadanos están secuestrados.

“Cali está bloqueada lo que significa estar sitiada, y sitiar una ciudad es secuestrarla. La gente no puede salir, no se puede mover, el comercio está completamente paralizado”, relató el congresista.

Sobre esta situación, Lara aseguró que en Cali se viven tres fenómenos distintos pero entrelazados:

- Marchas genuinas y protesta indígena. Legítimas, deben ser protegidas.

- Presencia de ladrones y saqueadores.

- Infiltración de movimientos insurreccionales financiados por narcos que aprovechan situaciones de esta naturaleza para sembrar el caos.

Lara además contó que vio en su visita, “gente organizada con jerarquía, con abastecimiento, con gente que supervisa y vigila en el primer nivel. Y hay dos, tres, cuatro niveles más de población que no pertenece a ninguna organización, es gente desempleada, jóvenes que ya no tienen qué perder, personas que va a buscar algo de comida, personas que consumen, es decir todo el universo de pobreza y exclusión que existe en Colombia”.

Ante una pregunta en Semana sobre si el Eln está en esa primera línea, el senador contestó que eso se sobreentiende. “El Eln fue en sus inicios una organización política, una organización política que se volvió armada (...) Lo que hemos visto es que por el afán del gobierno por hacer política han debilitado la política de seguridad y estamos enfrentando unos retos que los colombianos no entienden, o que el gobierno no ha querido salir a explicar porque les tocaría admitir la vergüenza del fracaso de seguridad como la toma de Cali y el secuestro de 4 millones de caleños”.

La versión de Lara se distancia de la de Roy Barreras quien le reprochó que saliera a decir que los jóvenes de la primera línea son guerrilleros del Eln. “Rodrigo: Lo invité de buena fe a visita de Comisión de Paz. Todo el tiempo usted estuvo conmigo. Nunca vio un guerrillero. Decir que los muchachos de la “primera línea” son guerrilleros de ELN (sólo para subrayar su posición política personal) es temerario y pone en riesgo sus vidas”, sostuvo Barreras.

El senador además le pidió a Lara, que rectifique lo que dijo. “En 10 años y un centenar de visitas a los territorios, acompañando a las víctimas y mediando en conflictos nunca hubo una utilización de una visita reemplazando la verdad por la especulación en temas tan delicados”, sostuvo.

“En su entrevista usted equipara la protesta popular en Cali a tomas guerrilleras, afirma que Cali es una ciudad de “4 millones de habitantes secuestrados”. Cali tiene 2′227.642 habitantes, una imprecisión menor comparada con la acusación contra jóvenes que lo recibieron pacíficamente”, puntualizó el senador.

SEGUIR LEYENDO: