América de Cali jugará de local en Bolivia contra La Guaira de Venezuela por la Libertadores

Por la complicada situación de orden público en Colombia, la Conmebol confirmó que los escarlatas disputarán su próximo partido en el estadio Tahuichi Aguilera en Santa Cruz

Los gases lacrimógenos que uso la policía colombiana contra los manifestantes en las afueras del estadio Romelio Martínez, afectó a los jugadores de América y Atlético Mineiro. Foto: REUTERS/Ricardo Maldonado Rozo
Los gases lacrimógenos que uso la policía colombiana contra los manifestantes en las afueras del estadio Romelio Martínez, afectó a los jugadores de América y Atlético Mineiro. Foto: REUTERS/Ricardo Maldonado Rozo

Debido a la difícil situación de orden público que vive Colombia, América de Cali deberá volver a jugar por Copa Libertadores lejos de su habitual Pascual Guerrero. Ahora tendrán que jugar por la quinta jornada de la fase de grupos del certamen en Bolivia ante Deportivo La Guaira.

El estadio Tahuichi Aguilera de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra acogerá a los Escarlatas el próximo miércoles 19 de mayo desde las 9 de la noche, hora de Colombia, según informó la misma Conmebol.

Será el tercer partido en condición de local que afrontará por la Libertadores el bicampeón colombiano, pero lejos de su casa en la capital vallecaucana. Ante Cerro Porteño jugó en la ciudad de Bucaramanga, mientras que ante Atlético Mineiro debió jugar en Barranquilla.

El juego ante el equipo ‘Gallo’ sufrió múltiples pausas que entorpecieron la calidad del encuentro, el aire en el Romelio Martínez se contagió debido a los gases lacrimógenos y a los futbolistas se les vio llorando y pidiendo tiempos de hidratación. Las protestas a los alrededores del estadio se hicieron notar con enfrentamientos frente a la fuerza pública colombiana.

América está prácticamente eliminado de la Libertadores, es el colero del Grupo H con apenas un punto. La serie es liderada por Atlético Mineiro con 10 unidades, seguido de Cerro Porteño con 7 y La Guaira con 3.

La Conmebol ya había retirado de Colombia compromisos anteriores de las copas Libertadores y Sudamericana. Los percances registrados en el regreso de la actividad de los torneos regionales a Colombia desataron en la prensa versiones de que la Copa América sería trasladada a Paraguay o Chile.


<b>Ministro del Deporte ratificó a Colombia como sede de la Copa América</b>

En la imagen, el ministro del Deporte de Colombia, Ernesto Lucena. EFE/ Carlos Ortega/Archivo
En la imagen, el ministro del Deporte de Colombia, Ernesto Lucena. EFE/ Carlos Ortega/Archivo

A propósito de la Copa América, la Conmebol y el ministro del Deporte colombiano, Ernesto Lucena, ratificaron que el país será el coanfitrión del torneo que debe inaugurarse dentro de menos de un mes, y en medio de las protestas sociales masivas en el territorio nacional.

“Nosotros vamos a ir hasta el final”, dijo Ernesto Lucena al insistir en que Colombia realizará el certamen sudamericano de selecciones que debe celebrar junto con Argentina del 13 de junio al 10 de julio.

La posibilidad de un eventual cambio de sede pareció fortalecerse esta semana, a raíz de los choques entre la policía y una multitud de manifestantes que quería impedir la celebración de partidos de la fase de grupos de la Copa Libertadores en las localidades de Barranquilla y Pereira.

En la capital de Atlántico, ciudad donde se realizaría la final de la Copa América, la policía lanzó gases lacrimógenos que llegaron al estadio Romelio Martínez, durante los partidos Santa Fe-River Plate y América de Cali-Atlético Mineiro.

Hubo interrupciones en los encuentros y los jugadores e integrantes del cuerpo técnico debieron frotarse los ojos o enjuagarlos, en busca de aliviar la irritación.

También hubo desórdenes el miércoles en los alrededores del estadio de Pereira, Hernán Ramírez Villegas, donde Atlético Nacional recibió a Nacional de Uruguay.

“Me tiene muy preocupado lo que ocurrió en Barranquilla y no podemos permitir que un evento en el que vienen los mejores del continente sea permeado por actos vandálicos”, manifestó Lucena.

Mientras que si bien la Conmebol ha tenido reparos por la situación en Colombia, se sostiene hasta ahora en la idea de mantener al país como sede.

No hay ningún ultimátum”, enfatizó Lucena en una videoconferencia de prensa. “No nos han dicho que si en tal fecha no estamos (sin protestas) no vamos a tener la sede. Seguimos evaluando con los ministerios correspondientes en los dos temas más cruciales, salud y seguridad”.

Las protestas en Colombia arrancaron el 28 de abril en rechazo de una reforma tributaria. Aunque el gobierno retiró esa propuesta las marchas prosiguieron, ahora en demanda de que no haya violencia policial y de cambios en la políticas del presidente Iván Duque.

Lucena admitió que el líder de la Conmebol, Alejandro Domínguez “obviamente tiene sus incertidumbres” sobre la situación en Colombia.

Sin embargo, el ministro consideró que el campeonato de selecciones puede ser benéfica para Colombia en estos momentos.

“No politicemos la Copa América, veamos cómo el deporte es un catalizador, hablemos de lo que está sucediendo en lo social, pero no tapar la realidad... necesitamos reactivar la economía a través de la Copa América”, subrayó. “Usemos la Copa América como vínculo de paz y resolvamos dudas juntos, pero hoy Colombia más que nunca, como en el 2001, necesita la Copa América”.


<u><b>SEGUIR LEYENDO:</b></u>