Polémico informe del CTI asegura que disparo del capitán del Esmad que acabó con la vida de Dilan Cruz no fue intencional

Este documento de la Policía Judicial establece dos hipótesis que generan indignación por parte de quienes han rechazado de manera contundente este crimen presuntamente cometido por un agente del Esmad.

A boy works on a painting of Dilan Cruz on a banner during a demonstration in honour of Dilan Cruz, a teenage demonstrator who died after being injured by a tear gas canister during an initial strike, in Bogota, Colombia December 23, 2019. REUTERS/Luisa Gonzalez
A boy works on a painting of Dilan Cruz on a banner during a demonstration in honour of Dilan Cruz, a teenage demonstrator who died after being injured by a tear gas canister during an initial strike, in Bogota, Colombia December 23, 2019. REUTERS/Luisa Gonzalez

El Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) expuso en un reciente informe de criminalística las hipótesis de lo que pasó con el estudiante Dilan Cruz, quien falleció debido a las heridas en la cabeza que le causó un proyectil disparado por un miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

El polémico documento realizado por la Policía Judicial y conocido por la Revista Semana reconstruye los hechos que sucedieron en la tarde del 23 de noviembre de 2019, en la calle 19 con cuarta, en pleno centro de la ciudad, durante las manifestaciones sociales en contra el Gobierno de Iván Duque.

Según señaló el medio, el informe criminológico forense determina dos hipótesis que causarán indignación por parte de la sociedad civil que condenó este crimen contra un joven de 19 años a manos de agentes del Estado.

En la reconstrucción realizada por la Policía Judicial en el documento se establece que el capitán del Esmad, Manuel Cubillos Rodríguez, no disparó contra Dilan Cruz, sino contra el grupo de manifestantes que se encontraban en la vía, a la vez, que el capitán no tuvo intención de asesinar al joven con el disparo de la munición vean bag, sino con la intención de disuadir la marcha.

“No se observa al uniformado (Cubillos) realizar alineación o seguimiento con su arma de dotación a los movimientos realizados por Dilan Cruz, a fin de sincronizar la velocidad del disparo, con la velocidad con la que se desplazaba el supuesto objetivo”, señala el documento conocido por Semana.

Este informe, que se divide en dos momentos, está acompañado por más de 42 videos y una serie de fotografías con las que se sustentan las hipótesis que han sido cuestionadas de antemano por la familia del joven y que se definirán en los tribunales de justicia militar.

De igual manera, el documento conocido por Semana señala que debido a las manifestaciones que se presentaron en el país desde el 21 de noviembre, día que se llevó a cabo una jornada de paro nacional, y a las arduas jornadas de trabajo a causa de la protesta social, generaron que el capitán Cubillos padeciera una condición denomina como “visión de túnel” en la que se pierde la visión periférica.

Estas hipótesis causarán disgusto por parte de la población que se ha manifestado en contra de estos hechos en los que perdió la vida Dilan Cruz.

HRW solicita que el asesinato de Dilan Cruz sea investigado por la justicia ordinaria

El pasado miércoles 24 de marzo, Human Rights Watch y la organización de derechos humanos Robert F. Kennedy Human Rights solicitaron a la Corte Constitucional enviar el expediente del caso del asesinato de Dilan Cruz a la justicia ordinaria, pues dicen que, en la justicia militar no se garantizan “investigaciones imparciales sobre violaciones a derechos humanos”.

De acuerdo con la organización de derechos humanos, las autoridades colombianas “deben respetar el derecho a la asamblea pacífica y garantizar investigaciones independientes e imparciales sobre el uso de la fuerza policial en contra de manifestantes, incluyendo casos de homicidios”.

En el documento se asegura que, la ONG apoya la tutela que pide transferir la investigación penal sobre la muerte de Dilan Cruz de la justicia penal militar, donde se encuentra actualmente, al sistema de justicia ordinaria.

El escrito también explicó las obligaciones que tiene Colombia de proteger y respetar el derecho a la asamblea pacífica, así como de garantizar los derechos de las víctimas a obtener justicia y reparación.

Kerry Kennedy, presidenta de Robert F. Kennedy Human Rights, dijo que, “la justicia penal militar en Colombia no garantiza investigaciones independientes e imparciales sobre violaciones de derechos humanos y no debería tratar el caso de Dilan Cruz”.

SEGUIR LEYENDO

<br/>