Procuraduría urge acciones concretas para el manejo de residuos plásticos y elementos de bioseguridad que deja el covid-19

La principal preocupación del organismo de control es el uso elevado de plástico, un material que pone en riesgo la salubridad y los ecosistemas colombianos.

EFE/Lourdes Cruz/ Archivo
EFE/Lourdes Cruz/ Archivo

La Procuraduría General de la Nación aprovechó este 22 de abril, día en el que se celebra a nivel internacional el Día de la Tierra, para llamar la atención del Gobierno colombiano, tanto a nivel general como local, acerca de la importancia de preservar los ecosistemas. El órgano de control asegura que en estos momentos, considerando la cantidad de residuos que se generan por la pandemia del covid-19, es importante que se pongan en marcha planes de manejo de basuras en todo el territorio.

“La Procuraduría General de la Nación alertó sobre la necesidad de que ciudadanos, instituciones y entidades del orden nacional y territorial pongan en marcha un plan de manejo de residuos plásticos y elementos de bioseguridad que deja la pandemia por el covid-19, para que la acumulación de estos desechos no atente contra las acciones urgentes que requiere la preservación del planeta”, indicó el órgano de control a través de un comunicado de prensa.

La principal preocupación frente a los residuos generados por la pandemia es que muchos de ellos son plástico, uno de los materiales más perjudiciales para el ambiente porque tarda entre 100 y 1.000 años en descomponerse. Según la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, solo durante el primer semestre del 2020 hubo un incremento del 19 por ciento al 26 por ciento en el consumo de plásticos a nivel nacional, especialmente en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Villavicencio.

Además, en general, durante 2020, se botaron mensualmente 10 millones de tapabocas quirúrgicos, 100.000 mascarillas, 2,5 millones de guantes de látex y 40 millones de guantes de vinilo, según Acoplasticos.

La Procuraduría hizo énfasis en que estos materiales ponen en riesgo la salubridad de los colombianos. Además, también alteran los ecosistemas del país, principalmente los mares, océanos, ríos y lagunas. Esto es un gran problema si se tiene en cuenta que Colombia es uno de los países con mayor número de recursos hídricos en el mundo.

De hecho, la Organización de las Naciones Unidades (ONU) también se ha referido al tema y asegura que este aumento ha sido a nivel mundial. La entidad señala que la situación es tan grave que los sistemas de reciclaje han colapsado en algunos países de América Latina y que es importante tomar medidas para no afectar el planeta.

En el caso de Colombia, la Procuraduría hizo énfasis en que estos materiales ponen en riesgo la salubridad de los colombianos. Además, también alteran los ecosistemas del país, principalmente los mares, océanos, ríos y lagunas. Se precisa que de no tomar medidas urgentes, el 70 por ciento de este plástico terminará en el agua. Esto es un gran problema si se tiene en cuenta que Colombia es uno de los países con mayor número de recursos hídricos en el mundo.

Teniendo en cuenta estas proyecciones, la Procuraduría también hace un llamado a la ciudadanía para tomar conciencia frente al respeto por el medio ambiente y a desarrollar acciones cotidianas para preservar el entorno.

“Tareas tan sencillas como separar los residuos en casa siguiendo el nuevo código de colores de las bolsas de basura, reducir el consumo de plástico de un solo uso, o sencillamente no arrojando el tapabocas a la calle, serían lo suficientemente contundentes si cada uno de nosotros, siendo casi 50 millones de habitantes, contribuye consciente y responsablemente”, dijo la Procuradora Delegada para Asuntos Ambientales, Olga Patín Cure.

Hay que recordar que Colombia tiene un compromiso con la ONU para promover y lograr cambios en favor del medioambiente. A finales del año pasado, durante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cmnucc), el país pactó reducir en un 51 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero para el 2030, es decir, que se emitirán 169,4 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) menos.

También se pactó que las deforestaciones, que son una de las principales causas de las emisiones del CO2, se reducirán en Colombia a una tasa de 50.000 hectáreas por año en 2030. Sin embargo, esta meta se alcanzará de forma paulatina con 155.000 hectáreas deforestadas para 2022, y de 100.000 en 2025, según el documento.

Estos cambios son vitales porque a través de la preservación del ambiente se pueden mitigar los desastres naturales, originados principalmente por el cambio climático. En Colombia, como se indicó en la Cmnucc, el 100 por ciento de las poblaciones tiene un alto grado de riesgo por el cambio climático y este fenómeno derivó un incremento de desastres que ocasionaron 11.000 desplazamientos de colombianos, según el Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno. Según la entidad, pensar y ejecutar estrategias que favorezcan el medioambiente no es solo fundamental, sino que es de carácter urgente en Colombia.

SEGUIR LEYENDO: