Así vivieron una de las peores noches los participantes del equipo Omega en el Desafío ‘The Box’

El vigilante ‘Godoy’ les hizo la vida a cuadritos durante su estadía en el ‘reality’.

Con canciones como ‘La vaca Lola’, o ‘Quién los mandó a perder’, el equipo Omega vivió una de sus peores noches en el Desafío ‘The Box’, luego de ser sentenciados a enfrentar un nuevo castigo en manos del huésped ‘Godoy’, el vigilante que puso en aprietos a los desafiantes.

“Quién los mandó a perder, si hubieran podido ganar”, fueron las rimas con las que, acompañadas de un redoble, ‘Godoy’ impidió a los participantes del equipo Omega conciliar el sueño.

En toda la noche no los dejó dormir. Primero, ‘Godoy’ les mojó las sábanas, la ropa, les partió las tablas de las camas y, por si fuera poco, su dio el lujo de “comer delante de los pobres”, pues muy a la medianoche, el intenso olor de un pollo asado despertó el hambre de cada desafiante, que no tuvieron otro remedio más que cerrar sus ojos y tapar sus rostros mientras el controvertido vigilante rumiaba los huesos y se deleitaba comiendo el jugoso pollo con papa asada.

Cada tanto, el vigilante entraba al cuarto a hacerlos rabiar o sacarles risas, aunque a algunos se les cerraba los ojos del cansancio. Hacia las 2:43 de la mañana apareció con un redoble entonándoles canciones como ‘La vaca Lola’ o un nuevo sencillo denominado ‘Quién los mandó a perder’.

'Godoy' en el Desafío The Box

Posteriormente, a las 4:27 a. m. los hizo levantar para realizar una sesión de aeróbicos. A pesar del agotamiento, los desafiantes trataron de disfrutarse el castigo y acompañaron con baile y en ruana los estiramientos.

Sin embargo, aunque la estadía de ‘Godoy’ parecía llegar a su fin, el controvertido vigilante no lo hizo sin antes hacer dejarles un último regalo, un último estrago: escondió la ropa de los competidores y les revolvió las prendas sucias con las que estaban recién lavadas.

Mientras Omega vivía la pesadilla, Alpha practicaba rafting en el río Negro, ubicado a 3 kilómetros de Tobia. Para algunos, la experiencia fue completamente increíble.

Desafío de muerte

Un nuevo reto de fuerza y resistencia puso a prueba a tres de las desafiantes de Omega y Beta.

Las desafiantes tenían que portar unos chalecos cargados con 10 kilos y llevar un baúl por una cuerda que atravesaba parte de la pista. Inicialmente, debían bajar y pasar el baúl por unos troncos, luego lo llevarían por unos tubos gigantes hasta llegar a los maderos inclinados. Allí, debían dejar el baúl y escalar los maderos. Al final, encontrarían un artefacto que abriría el baúl y, de esta manera, sacarían cinco fichas que tendrían llevar al inicio de la pista, donde debían armar una torre sobre una plataforma movible, la cual debían mantenerla en equilibrio desde casi la mitad de la pista. Se salvarían de la “muerte” las dos primeras mujeres que lograran conservar la plataforma en pie por más de cinco segundos.

Camila fue la primera en salvarse con una contundente diferencia. Fue rápida, ágil y mantuvo el equilibrio intacto de la plataforma. Sonia fue la siguiente. Por su parte, Meli, cuando creía haberlo logrado, perdió el equilibro y provocó que su torre se desplomara, dándole tiempo a Lau de tomar el su lugar. Sin embargo, mantener la plataforma les complicó la competencia y al final, Meli consiguió salvarse. La derrota fue para Lau.

“Me voy con muchas cosas de todos ustedes. Gracias por acogerme, me voy siendo una Beta. Me faltó más potencial por sacar, pero la experiencia vivida aquí es única. Gracias”, dijo entre lágrimas la participante Lau, cuya estadía en el Desafío ‘The Box’ llegó a su fin.

Lau terminó su historia en el Desafío 'The Box'

SEGUIR LEYENDO: