Desmantelan centro de falsificación de dólares y pesos en Cali

Cerca de 140.000 dólares falsos fueron incautados en una fábrica de billetes ilegales ubicada en Cali.

En el oriente de Cali, la capital del Valle del Cauca, las autoridades hallaron un centro de producción dedicado a la falsificación de dólares y pesos colombianos a gran escala que eran distribuidos en Colombia y en Ecuador.

La fábrica funcionaba en una vivienda del nororiente de la ciudad vallecaucana, hasta donde llegaron miembros de la Fiscalía General de la Nación y la Dijin de la Policía Nacional. En el lugar, las autoridades encontraron una imprenta industrial, tintas, negativos y plantillas para la elaboración de los billetes en las diferentes denominaciones.

Según las investigaciones, los dólares eran transportados a Ecuador, donde se utiliza el dólar estadounidense como moneda nacional. Hasta allí llegaban los billetes falsificados por vía terrestre a bordo de equipajes de mano.

En la fábrica fueron hallados los billetes falsificados que sumados dan una suma de 139.600 dólares. En Ecuador, ese falso dinero “se utilizaba para diferentes actividades comerciales y realizar transacciones bancarias. De esta manera, la estructura ilegal ingresaba altas cantidades de dólares al sistema financiero y obtenía millonarias ganancias”, señaló Javier García Trochez, delegado contra la criminalidad organizada de la Fiscalía.

En Colombia, según las autoridades, también se distribuían los dólares falsos que eran enviados por vía terrestre a diferentes ciudades del país, donde eran comercializados por debajo del valor real.

Así mismo, identificaron que en algunas oportunidades los billetes eran vendidos por medio de maniobras ilícitas a las casas de cambio. Además, eran distribuidos entre tenderos, dueños de supermercados y transportadores de servicio público.

Las autoridades encontraron en la fábrica a Humberto Martínez Betancour, un hombre de mediana edad, quien sería el dueño del inmueble en el que funcionaba la imprenta en la que también se encontraba un anuncio de venta de curado y viche puro, una bebida afrodisíaca del pacífico colombiano.

El hombre fue presentado ante un juez de control de garantías tras su captura en la vivienda. Una fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales le imputó el delito de tráfico, elaboración y tenencia de elementos destinados a la falsificación de moneda.

A pesar de que el acusado no aceptó los cargos, la juez le dictó medida de aseguramiento que deberá cumplir en un centro carcelario, mientras se adelantan las investigaciones de la red de falsificación.

Recientemente, varias personas en Colombia difundieron videos a través de las redes sociales en la que denunciaban la circulación de billetes falsos de la denominación de 50.000 pesos.

Lo que llamó la atención de esos billetes, es que el holograma de un colibrí piquicorto que está al lado de la imagen de Gabriel García Márquez y cambia de color entre azul y verde, podía desprenderse.

Según los videos de denuncia, se trataba de stickers que permitían engañar a los usuarios con un papel que parecía auténtico, pues ese elemento es uno de los más usados para reconocer la originalidad de la moneda en los nuevos billetes.

Uno de los comerciantes, identificado como William Gallego, grabó un video evidenciando cómo están engañando ahora a los ciudadanos al falsificar la imagen del colibrí del billete. “Estamos acostumbrados a verificar el holograma, pero ya no es confiable porque es un sticker, este es el punto fuerte de este nuevo billete falso, el holograma parece muy real pero con un poco de esfuerzo usted nota que es una calcomanía que se puede desprender del billete”, indicó el comerciante demostrando que después de tocar los bordes del holograma, este empieza a desprenderse.

En ese momento, causó mayor impresión la explicación del Banco de la República, que indicó por medio de un comunicado que el Departamento Técnico Industrial de la entidad “identificó que los falsificadores retiran elementos de seguridad auténticos de billetes originales y los pegan en billetes falsos, lo cual confirma que el elemento mismo no ha sido reproducido”.

Néstor Plazas, subgerente industrial y de tesorería del Banco, indicó a Caracol Radio que esa práctica les permite a los delincuentes conservar la valía del billete original alterado y engañar a incautos con la réplica de la moneda y el holograma superpuesto.

SEGUIR LEYENDO: