Anuncian confinamiento obligatorio en Barranquilla y el Atlántico durante todo el fin de semana

Así lo dieron a conocer el alcalde Jaime Pumarejo y la gobernadora Elsa Noguera durante una alocución oficial difundida en redes sociales; las medidas están justificadas por la alta saturación de camas UCI en la región.

Vista de unas personas aglomeradas en Barranquilla (Colombia), EFE/Ricardo Maldonado Rozo/Archivo
Vista de unas personas aglomeradas en Barranquilla (Colombia), EFE/Ricardo Maldonado Rozo/Archivo

Barranquilla, en pleno tercer pico de la pandemia del COVID-19, registra una ocupación de camas de Unidades de Cuidado Intensivo que supera el 87%. Por esto y por la puja de los gremios médicos, el alcalde Jaime Pumarejo y la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, decretaron confinamiento total para el fin de semana del 9 al 12 de abril en todo el territorio departamental.

De acuerdo con la alocución de los mandatarios locales, la medida iniciará el viernes, 9 de abril, a las 6 de la tarde y terminará el lunes, 12 de abril, a las 5 de la mañana. En la semana que inicia después del confinamiento total, continuará en Barranquilla un toque de queda nocturno que comprenderá desde las 6 de la tarde hasta las 5 de la mañana del día siguiente.

“Tomamos la determinación de seguir con el toque de queda los días de semana desde las 6:00 p.m. hasta las 5:00 a.m. del día siguiente y ampliamos para este fin de semana el toque de queda, que arrancará este viernes 9 de abril a las 6:00 p.m. y finalizará el lunes 12 de abril a las 5:00 a.m., eso quiere decir que quedamos confinados en el fin de semana”, detalló Noguera.

Además, agregó que se mantiene la ley seca, prohibiendo el consumo y expendio de bebias alcohólicas. Entre otras restricciones, el departamento cerrará sus playas por completo y suspenderá la operación de billares, bares y discotecas.

El alcalde Pumarejo afirmó que, entre las medidas que continúan, se encuentra el pico y cédula a partir del lunes que varía entre números pares e impares para la entrada a establecimientos comerciales, financieros y demás lugares restringidos. La medida irá, si no se decretan prórrogas, hasta el 19 de abril.

Sin embargo, el mandatario aclaró que la vacunación continúa en la ciudad. “Los puntos de vacunación permanecerán abiertos todo este fin de semana y durante la próxima semana. No habrá restricción para irse a vacunar”, anunció.

De acuerdo con los mandatarios, la letalidad en el departamento bajó al 1%, después de llegar a un alarmante 5%. De los contagiados durante este tercer pico 15 de cada 100 buscan atención hospitalaria. “¿Eso qué quiere decir? Que con mayor demanda estamos salvando cinco veces más vidas que hace un año. Lo ideal, sin embargo, no es que lleguen al hospital o tengan a disposición una UCI. Lo que queremos justamente es que no tengan esa necesidad. Pero los contagios, quebrantando todos los escenarios, siguen subiendo como no lo habían hecho durante este año de pandemia”, explicó Pumarejo.

Incluso, Noguera afirmó que la velocidad de contagio en el territorio se está presentando de manera “absolutamente atípica”, tal como en otras zonas del país, y que el Instituto Nacional de Salud está investigando.

“Lo que sabemos es que en esta tercera ola está afectando a pacientes de clase media de los estratos 3 y 4, trabajadores formales, pertenecientes al sistema contributivo, que probablemente por la fatiga que produce la pandemia o la confianza que trajo la vacunación, se contagiaron y llevaron el virus a sus hogares”, expuso la excandidata vicepresidencial.

“Con estas medidas lo que buscamos es salvar vidas, reducir la velocidad de contagio y la positividad, y de esa manera poder atender a los barranquilleros y atlanticenses que necesiten un espacio en nuestro sistema hospitalario. Les pedimos que tomemos conciencia de la importancia del autocuidado, porque si seguimos creciendo a esta velocidad no encontraremos camas disponibles en clínicas y hospitales para atender a los pacientes con coronavirus”, concluyó la gobernadora.

SEGUIR LEYENDO: