Este duro relato de una colombiana explotada sexualmente en Hong Kong ayudó a descubrir a dos bandas de trata de personas

Las autoridades continúan dando fuertes golpes a uno de los negocios más crueles de algunos delincuentes en el mundo: ahora son ocho los nuevos capturados por trata de personas.

Dos colombianas fueron rescatadas por migración, tras ser víctimas de trata de personas en Turquía. Foto: Migración Colombia.
Dos colombianas fueron rescatadas por migración, tras ser víctimas de trata de personas en Turquía. Foto: Migración Colombia.

Bajo el argumento de una interesante y jugosa propuesta de trabajo en China, una joven colombiana decidió empacar sus maletas e irse con destino al país asiático. A su llegada, se encontró con una millonaria deuda a su nombre que sumaba los costos de sus pasajes, hospedajes, alimentación, entre otros servicios. Así mismo, se dio cuenta de que ese trabajo que le habían prometido no existía y que, por el contrario, sería explotada sexualmente. La mujer habló con Noticias RCN, y comentó los duros momentos que tuvo que vivir allí.

De acuerdo con su relato, fue otra mujer la que la convenció de irse, y fue esa misma mujer la que luego le dijo que tenía una deuda que ascendía a los 30.000 dólares, tras su llegada a China. “Me tocó resignarme a trabajar desde las 11 de la mañana hasta las 6 de la mañana del día siguiente. No dormía sino como una hora o dos. No importaba que tuviera el periodo, tenía que trabajar porque me decían que debía hacerlo para responder la deuda”, le comentó la joven al informativo.

Además de la millonaria deuda, que en pesos colombianos sería, más de 109 millones, la mujer recibía multas cuando no cumplía con su trabajo tal y como sus captores se lo exigían, “si llegaba tarde a un punto, con un cliente, tenía una multa de mil dólares (...) si no me pintaba las uñas, si no me colocaba zapatos”.

La joven intentó escapar, sin embargo, la descubrieron y, desde entonces, empezaron a hostigarla: su familia era la principal afectada por las constantes amenazas en su contra. Le decían que sabían donde vivían, y que si intentaba hacer algo nuevamente, algo malo les ocurriría.

“Intenté muchas veces comunicarme con mi familia pero me dijeron que si hablaba con ellos los iban a matar, y que mi obligación era responder por la deuda”, dijo.

La lucha de la mujer no paró ahí, aunque temía por su vida y la seguridad de su familia, logró contactar al consulado de Colombia en China, y pudo solicitar ayuda. Tras un riguroso operativo, la mujer logró ser rescatada y regresada a Colombia en un vuelo de repatriación, según informó Noticias RCN.

Ya en Colombia, y con la guía de las autoridades, la víctima logró hacer una denuncia oficial ante la Dijín y, con su relato, ayudó a las autoridades colombianas a seguirle la pista a quienes estaban detrás de crímenes como el de ella. La Dijín y la Fiscalía, gracias al revelador testimonio de la mujer, lograron identificar a dos organizaciones criminales encargadas de engañar mujeres y venderlas a otros grupos delictivos internacionales, en los departamentos del Valle del Cauca y Risaralda. Además, otras 15 mujeres decidieron alzar su voz y denunciar que habían sido víctimas de una situación muy parecida a la de la primera denunciante.

“Son más de 15 denuncias que se han recibido gracias a una valerosa mujer que fue víctima de esa organización”, resaltó Fernando Murillo, director de la Dijín.

Según Murillo, en Tulúa, Cartago, y Dos quebradas, se capturaron a ocho personas, siete mujeres y un hombre, señalados de hacer parte de este tipo de redes que atentan en contra de los derechos humanos. Luego de las capturas, los ocho detenidos fueron enviados a la cárcel, y fueron recluidos en centros penitenciarios de Manizales, Jamundí y Cartago.

A finales de marzo, justamente, se supo de la captura de los esposos Martha Lucía Osorio Cárdenas y Fernando Zuleta Bermúdez, y de Leidy Johana Osorio Bermúdez, personas señaladas de hacer parte de una red de trata de personas, Según Deicy Jaramillo Rivera, directora especializada contra las violaciones a los derechos humanos, la banda “es señalada de enviar mediante engaños a mujeres colombianas a Asia y Centroamérica. Pudimos determinar que las víctimas eran contactadas en el Valle del Cauca y el Eje Cafetero”.

Las mujeres eran enviadas a Asia y Centroamérica donde eran obligadas a ejercer actividades de tipo sexual. Vía: Fiscalía General de la Nación
Las mujeres eran enviadas a Asia y Centroamérica donde eran obligadas a ejercer actividades de tipo sexual. Vía: Fiscalía General de la Nación

De acuerdo con las autoridades, estas tres personas contactaban a jóvenes de escasos recursos, y en condiciones de vulnerabilidad para ofrecerles prometedores trabajos en el extranjero. Los capturados tendrían la función de convencerlas de viajar y facilitarles dinero, ropa y documentos para que pudieran llegar a países como Singapur, China y Panamá.

En la Guajira, también, fueron capturadas siete personas señaladas de pertenecer a una organización de delincuencia transnacional dedicada al tráfico de migrantes con fines de explotación sexual. La detención de estas personas se logró mediante acciones en las ciudades de Bogotá, Cúcuta, Valledupar y el municipio de Villanueva en La Guajira.

El general Fernando Murillo, director de la Dijín, aseguró de acuerdo con RCN Radio que la investigación que duró aproximadamente 16 meses, “inició con un reporte del Grupo de Articulación Operacional de Policía Judicial de Migración Colombia, en el que se evidenciaba el incremento de ciudadanos extranjeros con falsos Permisos Especiales de Permanencia conocidos como P.E.P y otros, que eran generados mediante el acceso abusivo a los sistemas informáticos de la entidad”.

Las mujeres eran enviadas a Asia y Centroamérica donde eran obligadas a ejercer actividades de tipo sexual. Vía: Fiscalía General de la Nación
Las mujeres eran enviadas a Asia y Centroamérica donde eran obligadas a ejercer actividades de tipo sexual. Vía: Fiscalía General de la Nación


Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR