395 personas ya se habrían vacunado, irregularmente, contra el coronavirus, según la Supersalud

La investigación realizada por la Superintendencia deja ver las irregularidades administrativas que atentan contra del correcto avance del Plan de Vacunación Nacional.

Se encuentran irregularidades en la vacunación en Colombia. Las coladas son casi 400 personas.
Se encuentran irregularidades en la vacunación en Colombia. Las coladas son casi 400 personas.

En la mañana de este martes, la Superintendencia Nacional de Salud expuso los resultados de las primeras investigaciones hechas al Plan Nacional de Vacunación, que se hicieron en medio de la sospecha de la existencia de irregularidades. El equipo de investigación de de esa entidad pudo constatar, entre otras cosas, unas 395 personas se han vacunado sin hacer parte de ninguno de los grupos de prioridad de la estrategia de inmunización planteada por el Gobierno de Iván Duque. Es decir, como se les conoce popularmente, hay 395 ‘colados’.

Fabio Aristizábal, el superintendente de Salud, aseguró que gracias a la labor de 80 profesionales que visitaron diferentes EPS e IPS del país, se descubrió que, en efecto, había situaciones fuera de la norma, “en las investigaciones se encontraron 395 personas que no fueron priorizadas de la manera adecuada. Fueron vacunadas sin estar en la primera línea”.

El primero de los casos, que generó indignación mediática, fue el de la politóloga Carolina Cárdenas que, a través de las redes sociales, festejó que había sido inmunizada en contra del virus que tiene en alerta al mundo entero.

”En la primera etapa del Plan Nacional de Vacunación, la Subred Norte no realizó adecuada priorización del personal de salud de primera línea, conforme a los lineamientos del Ministerio. Se distinguieron 395 personas que presuntamente no debieron ser vacunados en la primera etapa porque no cumplían los criterios de priorización exigidos”, recalcó la entidad,

De acuerdo con lo revelado por la Supersalud, los argumentos que existieron para vacunar a las casi 400 personas tuvieron que ver con que, en su mayoría, se dedican, en su vida profesional, a trabajos que, en su momento, los ayudaron a clasificar como beneficiarios de aquellas primeras dosis. En cifras, 142 de las personas que recibieron el medicamento, trabajan, según resaltó el periódico El Tiempo, en áreas administrativas como gerencia, dirección de contratación, calidad, oficinas de participación comunitaria y servicio al ciudadano, gestión ambiental, activos fijos, gestión documental, dirección financiera, control interno disciplinario.

Del otro lado se encuentran 253 contratistas del Plan de Intervenciones Colectivas (PIC) que, según lo aseguró la Superintendencia, en la rueda de prensa que ofreció en la mañana de este martes, realizan trabajos extramurales.

Las casi 400 personas, que fueron vacunadas en la Etapa 1 del plan de vacunación, que según la norma es una fase destinada a vacunar a los profesionales de la salud, y a las personas mayores de 80 años, recibieron su dosis, en algunos casos, el primer día de la jornada de vacunación en Bogotá, es decir, el 18 de febrero.

Además de la cifra de personas que recibieron privilegiadamente, y sin razón aparente, las primeras dosis de las vacunas que llegaron a Colombia, la Superintendencia encontró otras irregularidades que encienden las alarmas en el país, por ejemplo, la inexperiencia de algunos funcionarios que están designados para vacunar a los colombianos. Según Aristizábal, hay personas vinculadas en el proceso de inmunización sin la experiencia necesaria, además de no estar vigentes con vinculaciones contractuales.

El día de la inspección a la SubRedNorte, explicó el funcionario, los profesionales descubrieron que el establecimiento “no contaban con el talento humano dedicado exclusivamente a aplicar las vacunas contra la covid-19, y tampoco el personal certificado para adelantar el proceso de vacunación”. Así mismo, aseguró que el plan que tenían para llevar a cabo las jornadas era difuso.

“La Subred tampoco contaba con un protocolo que definiera el monitoreo permanente de las condiciones de almacenamiento, custodia y traslado de las vacunas, ni cuenta con contrato vigente para la calibración de los equipos. No cuenta con protocolo, ni ruta para el manejo de los eventos adversos derivados de la vacunación. Y presenta deficiencias en la calidad de la información que sustenta los datos reportados de la población vacunada”, explicó Aristizábal.

En medio de la polémica, el superintendente aseguró que, las sanciones en contra de las personas que se descubran a lo largo de la investigación, que aún no termina, serán fuertemente sancionadas. A esto se unió la secretaría de salud que, a través de sus redes oficiales, aseguraron, bajo la vocería del secretario, Alejandro Gómez López, que están a la par de las investigaciones, y que no permitirán, de ninguna manera, la reproducción de estos hechos corruptos.


Seguir leyendo:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS