Envían a la cárcel al hombre señalado de degollar a un menor de 14 años en Lebrija, Santander

El individuo fue capturado en menos de 24 horas y procesado por cargos de homicidio y tentativa de homicidio.

/ Brigadier general Javier Josué Martín Gámez
/ Brigadier general Javier Josué Martín Gámez

Las autoridades colombianas confirmaron hacia el mediodía de este sábado 6 de marzo la captura del hombre de 40 años señalado de haber asesinado a un niño de 14 años, así como de dejar herido a otro adulto, en la finca Calarcá de la vereda San Joaquín, municipio de Lebrija, Santander. El mismo, ya cuenta con medida de aseguramiento en centro carcelario, reportó la Fiscalía.

La información fue compartida inicialmente por el brigadier general Javier Josué Martín Gámez, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, quien a través de su cuenta de Twitter anunció que la captura se dio, por orden judicial, en la vecina población de Piedecuesta, gracias a un trabajo interinstitucional en el que también participó el CTI de la Fiscalía General de la Nación.

Esta última entidad recordó que los hechos por los que se le envía a la ocurrieron el pasado 4 de marzo en la vivienda de la víctima, “hasta donde habría llegado el hoy asegurado y sin mediar palabra atacó con arma blanca a un menor de 14 años que se encontraba durmiendo, propinándole dos heridas en el cuello que le causaron la muerte”.

En medio de esas acciones, y al percatarse de la presencia del procesado en la casa, el padre del menor de edad, que administra la finca, ingresó para defender a su hijo, pero fue atacado por la espalda por el procesado, quien lo hirió en la cara y el cuello. La gravedad de las heridas obligó a que la víctima fuera sometida a una cirugía para salvarle la vida.

Según varios testigos citados por el diario Vanguardia, los hechos ocurrieron hacia las 6:40 de la mañana de ese día; el agresor vestía una capa negra y huyó del lugar de los hechos en una motocicleta FZ azul, rumbo a las veredas Sardinas y Buenavista, camino hacia el Pozo de La Dicha.

/ Fiscalía General de la Nación
/ Fiscalía General de la Nación

Gracias a esa información terminó siendo capturado 24 horas después por funcionarios del CTI y de la Policía en una estación de servicio en el kilómetro 10 de la carretera que va desde Lebrija hacia Piedecuesta. Inmediatamente, agregó el ente acusador, fue presentado en audiencia ante un juez con función de control de garantías con los cargos de homicidio agravado en concurso con tentativa de homicidio agravado con circunstancia de mayor punibilidad.

En la investigación se logró establecer que el hoy asegurado y el padre del menor asesinado tenían problemas de índole personal, por lo que se indaga si el crimen está relacionado con una venganza. De acuerdo con el coronel Luis Quintero, subcomandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, “al parecer todo responde a diferencias pasionales, lamentables”.

Bajo ese contexto, hay que decir que se manejan varias hipótesis, siendo el factor común que el homicida llegó a esa vivienda buscando a su expareja sentimental. Ahora bien, según las autoridades, dicha mujer sería la madre del menor asesinado, mientras que habitantes de la zona aseguran que en realidad se trata de la nueva pareja del padre que resultó herido. En cualquiera de los dos casos, el atacante decide arremeter en contra del joven al no encontrar a la persona que estaba buscando inicialmente.

Un residente de la vereda San Joaquín le comentó al periódico local que la víctima “era un niño sano, se crió aquí, estudioso, callado. Fue educado en el campo en labores de ganadería junto con su hermano mayor, quien vive con la mamá. No es justo. Deben atrapar a ese tipo y que pague por lo que hizo”.

Vale recordar que, de acuerdo con el Código Penal colombiano, el máximo castigo por el cargo de homicidio agravado es de 600 meses en prisión; mientras que el que se da por tentativa corresponde, en este caso, a 450 meses. Con ello, el culpable estaría viéndose en la obligación de pagar una pena de 87 años y medio.

Seguir leyendo: