Cayeron un 11,3% las cifras de matriculados en universidades por la pandemia

Los datos se desprenden de una encuesta aplicada a 87 instituciones de educación superior.

Desde que inició la pandemia en 2020, el número de estudiantes que se retiró de la universidad aumentó de manera significativa y los números se hicieron más grandes a la hora de matricularse para iniciar el semestre en 2021, así lo reveló un estudio de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascún) en donde se analizó el impacto que tuvo la emergencia sanitaria en la educación superior.

Según los resultados de la investigación, la caída en las nuevas matriculas durante el segundo semestre del 2020 aumentó en un 11,3% respecto al mismo periodo de 2019. Los datos se lograron gracias a una encuesta aplicada a 87 instituciones de educación superior que pertenecen al grupo de Ascún. Todas estas universidades completaban en total 1,3 millones de estudiantes, el 56% de la población universitaria, ahora no alcanzan a llenar el mismo porcentaje y no se tiene claro cuándo pueda suceder de nuevo.

“Estos números son muy reveladores. Estamos hablando de las universidades más grandes del país, las cuales cuentan con estrategias avanzadas para garantizar la continuidad de sus estudiantes. Esto hace pensar que seguramente en el resto de instituciones, más pequeñas y de menores recursos, la pandemia tuvo un impacto que pudo ser incluso mayor”, aseguró a El Tiempo Ricardo Rodríguez, experto en educación.

Pero ojo, los problemas de deserción que está teniendo el sector educativo no son nuevos, desde 2018 las cifras en nuevas matriculas vienen cayendo, sin embargo, no fue hasta la emergencia sanitaria por covid-19 que los número se hicieron más grandes. Antes de que iniciara la pandemia el número de matriculas que dejaron de renovarse estuvo al rededor de una 3,3% con respecto al año anterior.

Se puede ver que la pandemia afectó gravemente el acceso a la educación superior multiplicando la deserción que traíamos, al dejarla en 11,3 por ciento”, confirmó a El Tiempo Óscar Domínguez, director ejecutivo de Ascún.

Los cambios que se están viendo en el sector educativo muestran un panorama de incertidumbre para las universidades privadas ya que estas dependen económicamente de las matriculas de los estudiantes. Inclusive, en noviembre de 2020, y bajo la premisa de que en 2021 las cifras de deserciones aumentarían, as universidades privadas de Ascún enviaron una carta al presidente Iván Duque haciendo un llamado de emergencia por la situación que estaban presentado, “se torna más difícil como consecuencia de la actual pandemia que nos afecta y que ha llevado a la destrucción parcial del tejido empresarial y a un alto nivel de desempleo, con el consecuente impacto en la matrícula y el sostenimiento de los estudiantes”, explicaron en el comunicado.

El sector público también se ha visto afectado, en total, las matriculas que dejaron de realizarse durante este año representan casi 1,23 billones de pesos para este sector.

En entrevista para El Tiempo, Jennifer Pedraza, representante estudiantil en el Consejo Superior de la Universidad Nacional, confirmó que la crisis de la pandemia agravó la situación de las entidades públicas, “la crisis de la pandemia ha generado que los faltantes presupuestales de las universidades prácticamente se hayan duplicado. Por ejemplo, la Unal pasó en febrero de 2020 de un faltante de 44.585 millones de pesos a 77.466 millones de pesos en el mes de julio”.

A estas declaraciones se suman las de Leonardo Fabio Martínez, rector de la Universidad Pedagógica Nacional y vicepresidente del Sistema Universitario Estatal (SUE) rector Martínez, quien aseguró que “el aumento de los gastos de funcionamiento y personal de las instituciones cada año está muy por encima del valor que anualmente se adiciona al presupuesto asignado por el Gobierno”, razón por la que las matriculas se hacen cada vez más necesarias para sobrevivir.

Vea también:



MÁS LEIDAS AMÉRICA