Cae banda que expendía estupefacientes a domicilio en Bucaramanga

Los conocían como ‘Los correcaminos’ y a través de las redes sociales distribuían las sustancias ilegales en la capital santandereana, en el nororiente del país

 'Los correcaminos' fueron señalados de distribuir estupefacientes ilegales a domicilio en Bucaramanga (Santander). Foto: Policía Metropolitana de Bucaramanga.
'Los correcaminos' fueron señalados de distribuir estupefacientes ilegales a domicilio en Bucaramanga (Santander). Foto: Policía Metropolitana de Bucaramanga.

Durante 10 meses la Policía y la Fiscalía le siguieron la pista a una banda delincuencial a la que se señala de expender estupefacientes ilegales por domicilio, tras promocionarlas por redes sociales, en Bucaramanga (Santander).

Así lo informaron en el diario digital bumangués Ké Se Dice, donde detallaron que la banda se autodenominaba como ‘Los correcaminos’ y los pedidos de las sustancias las realizaban los consumidores a través de las redes, para después distribuirlas por domicilio en el área metropolitana de la capital santandereana.

En total fueron capturadas 12 personas, 3 de ellas fueron cobijadas con medida de aseguramiento, ocho se les otorgo el beneficio de detención domiciliaria, y una persona quedó en libertad.

“Dentro de los roles que desempeñaba cada uno de estos delincuentes estaba alias el padrino quien lideraba a esta estructura delincuencial. Se lograron identificar a 8 expendedores, 2 administradores de los lugares de acopio con la participación de 3 mujeres dentro de la organización que eran las encargadas del abastecimiento y la comercialización de estas sustancias”, informó sobre la desarticulación de la banda, el general Javier Martín, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga.

En el medio local reseñaron también que el golpe a la estructura delincuencial se dio por labores de inteligencia y gracias los agentes encubiertos que recolectaron en material probatorio, con el que se determinó que el jefe de la banda era un hombre al que se apodaba como ‘El padrino’, de 34 años, que involucró a su propia familia en ese negocio ilegal.

“(Los operativos) se efectuaron en barrios de Bucaramanga, Floridablanca y Piedecuesta. Su enfoque era comercialización de estupefacientes a domicilio y espacialmente mediante la utilización de las rede sociales”, explicó el general.

La banda tenía roles definidos en los que había unos domiciliarios delincuenciales que llevaban las sustancias ilegales a los puntos que acordaban con los consumidores, reseñaron en Ké Se Dice, que incluían hasta algunos colegios de Floridablanca, donde fueron expuestos menores.

En los allanamientos a las viviendas de los señalados delincuentes las autoridades encontraron armas, estupefacientes y dinero producto de ese narcomenudeo.

“Se incautaron 2 armas de fuego, 430 dosis de estupefacientes en el momento en el que se realizaron los allanamientos. 400 pastillas de medicamentos restringidos, utilizadas como estupefacientes. Y en este caso también dinero producto de la venta”, dijo Martín.

Aparte de las drogas y el dinero que les hallaron, a estas personas les incautaron automotores con los que hacían los domicilios ilegales.

“Se inmovilizaron dos motocicletas de las cuales se pudo evidenciar que eran los elementos que utilizaban para la distribución de estos alucinógenos”, agregó el comandante de la policía de la capital santandereana.

Las diligencias para judicializar a estas personas se realizaron tras las órdenes de captura que emitió el Juzgado Noveno Penal con Control de Garantías de Bucaramanga para estas personas por los delitos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, según la información del diario bumangués.

En Ké se Dice también reseñaron que los operativos se realizaron en los barrios La Trinidad, Santa Ana, Villas de San Pedro, Asdesur II, Zapamanga 4 y 5 etapa, Santa Inés y el Reposo en Floridablanca, y en Bucaramanga en los sectores de Paseo Real en Piedecuesta y La Alameda.

En total le encontraron a la banda 310 gramos de marihuana, 120 de cocaína, 48 comprimidos de clonazepam, una pistola con 5 cartuchos, y una escopeta doble cañón marca Ruger con 6 cartuchos.

Las motos para los domicilios eran una Yamaha BWS y una Honda CB150, con las que los sindicados hacían los domicilios.


También le puede interesar: