Proponen usar tanques para recolectar aguas lluvias y así evitar inundaciones

La propuesta de un ingeniero de Manizales es que las urbanizaciones y proyectos de viviendas incluyan este método en el desarrollo de las edificaciones.

Fotografía cedida por el diario El Universal de inundaciones este sábado en Cartagena (Colombia). EFE/ Óscar Díaz/
Fotografía cedida por el diario El Universal de inundaciones este sábado en Cartagena (Colombia). EFE/ Óscar Díaz/

Una investigación realizada por el ingeniero civil Alejandro Pava Jiménez y difundida por la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) asegura que, “el uso masivo de tanques de reserva o depósitos de lluvia en los conjuntos residenciales permitiría reducir las inundaciones hasta en un 100 % en algunos puntos de la ciudad caldense”, lo que a su vez abriría una puerta para un verdadero ahorro de agua en las viviendas.

De esta manera, Pava busca ayudar a encontrar una solución a las inundaciones provocadas por las fuertes lluvias, y en que en muchos casos es una consecuencia derivada de la incapacidad de los alcantarillados para soportar estas grandes cantidades de agua.

Cómo funciona el sistema de tanques

De acuerdo con la UNAL, dichos barriles de lluvia o tanques de almacenamiento serían fáciles de ubicar dentro de las viviendas o en edificios nuevos, además porque el agua almacenada en estos depósitos se podría usar para sistemas de riego o sanitarios.

El ingeniero Pava detalló cómo se realizaría el proceso a través de su trabajo de grado para la Maestría en Ingeniería - Recursos Hidráulicos, titulado “Evaluación de sistemas urbanos de drenaje sostenible (SUDS) para mitigar los efectos de inundaciones pluviales en la cuenca Palogrande, ciudad de Manizales”.

En su tesis advierte que, dadas las condiciones topográficas y el comportamiento hidrológico de la cuenca urbana de la capital de Caldas, el estudio se enfocó en la cuenca Palogrande, además también porque esta zona está instrumentada por la UNAL y esto permite analizar los datos de lluvias y caudales.

“Con modelos y parámetros se identificaron las características y condiciones actuales de inundación. Para esto usó el software SWMM, que es libre y versátil, con el fin de modelar la cuenca según sus condiciones”, señaló la institución educativa, y al mismo tiempo indicó que, se trata de “un modelo de gestión de aguas pluviales que permite evaluar las condiciones hidrodinámicas según características hidráulicas, tipo de suelo, clima y topografía”.

Estos datos fueron obtenidos a partir de modelos de elevación digital y fotografías satelitales, mediante los cuales obtuvo configuraciones de mapas de la cuenca.

“Tenemos esta cuenca instrumentada, lo que nos ha permitido contar con el histórico de las lluvias que se han presentado mediante bases de datos que logramos obtener, información que es de gran ayuda para configurar el programa y también se tienen levantamientos topográficos que nos permiten conocer las direcciones del flujo y las características de la cuenca como anchos y pendientes”, señaló el ingeniero Pava a través de la institución educativa.

Fue así como, a través de los datos recolectados, el investigador encontró en el uso de depósitos de lluvia en edificios y viviendas, la solución para disminuir las inundaciones.

Barril de lluvia. Foto: UNAL/Alejandro Pava
Barril de lluvia. Foto: UNAL/Alejandro Pava

“El desarrollo urbano de esta zona ha venido creciendo, modificando el ciclo hidrológico con el aumento de aguas de escorrentía en superficies impermeables y la afectación de otros procesos, lo que lleva al colapso de los sistemas de drenajes convencionales como las redes de alcantarillado, lo que aumenta las inundaciones pluviales”, aseguró el ingeniero.

Para corroborar la tesis se hicieron arduos ensayos con distintas cantidades de barriles, donde a mayor capacidad de estos las inundaciones se lograron reducir entre un 22 y 34 %. Por ejemplo, cuando “se usaron barriles de 1.000 litros dispuestos en 2 niveles (unos en la parte alta y otros en una estructura más baja)”, un escenario donde también se consideraron barriles de 2.000 litros, pero en un solo nivel, la reducción de las inundaciones se registró hasta en un 100%.

El ingeniero relató que pudo concluir que, “los caudales de inundación se atenuaron, lo que permitió observar resultados satisfactorios evidenciando que son soluciones viables técnicamente”.

A raíz de estos resultados, la universidad recoge que se pudo identificar una propuesta para invitar a que “los diferentes desarrollos urbanos consideren estas alternativas dentro de sus diseños, especialmente en aquellos que tengan un alto número de viviendas –como en proyectos de viviendas de interés social– y se optimicen los espacios según la infraestructura”.

Lea más sobre otros temas: