Empezó piloto de reactivación segura para la población informal en Cartagena

De acuerdo con la Vicepresidencia de la República, a través de este programa, los trabajadores informales podrán tener garantías e ingresos estables sin importar la temporada del año.

Un hombre vende tapabocas y caretas, este martes, en Cartagena (Colombia). EFE/ Ricardo Maldonado Rozo
Un hombre vende tapabocas y caretas, este martes, en Cartagena (Colombia). EFE/ Ricardo Maldonado Rozo

La Vicepresidencia de la República anunció que el piloto de reactivación segura de la población informal llegó a la ciudad de Cartagena, haciendo foco en el sector Turismo. La iniciativa llega a la capital de Bolívar, que registra un 57 % de informalidad, por lo que busca organizar a los trabajadores en quioscos y corredores especiales, para que puedan desarrollar su actividad con plenas garantías, y con un ingreso estable, sin importar la temporada del año.

El organismo gubernamental también informó que son tres los grupos de trabajadores informales priorizados en esta primera fase del laboratorio social para la inclusión productiva: aquellos que se dediquen al comercio del mercado público de Bazurto, quienes desarrollen actividades asociadas al sector turístico en la ciudad, así como aquellos que se desempeñan como vendedores en el centro histórico.

“Cartagena es el distrito turístico por excelencia, entonces, buena parte de estos micronegocios están relacionados con el turismo. Tenemos que lograr que, a través de esta intervención, el alcalde William Dau, nosotros en el Gobierno nacional y el apoyo del gobernador, podamos brindar condiciones de trabajo más digno, estable, con mejor nivel de ingresos. También tenemos que prever muy bien, cómo generarles una estabilidad en el ingreso, en épocas que no son de temporada de vacaciones”, señaló la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez.

Así mismo, la alta funcionaria enfatizó en el compromiso social de la reactivación económica y aseguró que, “esa informalidad significa que hay mucha gente que trabaja de sol a sol, en jornadas de 14, 15, 16 horas, que escasas veces tiene el ingreso necesario para sobrevivir, que muchas veces tienen situaciones de pobreza muy grandes. En la informalidad no hay seguridad social, no hay ahorro para la vejez, no hay vivienda propia”.

En la misma línea, la vicepresidenta insistió en apoyarse en la asociatividad, para que esta iniciativa funcione y tenga un impacto social significativo.

“Queremos que los trabajadores informales se capaciten para que también empiecen a entender los alcances de la asociatividad. Ello les va a permitir comprar materias primas e insumos en conjunto, con mejores precios y desarrollar un plan de negocios”, afirmó.

Por su lado, Jairo Barrera, presidente de la Asociación de Vendedores Estacionarios y minoristas del mercado de Bazurto, señaló que este plan piloto representa una gran oportunidad para las familias cartageneras.

Es la mejor noticia que ha recibido el gremio, es una esperanza, algo a lo que nosotros le apostamos en la ciudad; que el vendedor no sea mirado como un problema, sino como una solución. Le apostamos a la formalización para que el entorno familiar también mejore”, expresó el representante de los vendedores.

Por su parte, el alcalde William Dau resaltó la importancia de este programa ya que contribuye al cierre de brechas sociales.

“Nuestro objetivo es atender la pobreza del distrito de Cartagena de Indias, a través de una ruta que articula la oferta nacional y la de los actores del territorio”, aseguró el mandatario local.

La vicepresidenta señaló que de igual forma, en Cartagena ya hay un terreno abonado con un programa de formalización en Playa Blanca, y que también está abierta la línea de crédito preferencial con un cupo de $45.000 millones, destinada a apoyar las actividades de las empresas e informales/independientes con actividad productiva, para responder las necesidades de liquidez, causadas por los efectos económicos del covid-19.

“De esta manera, vamos a tener una ciudad más grata, con mejores posibilidades para que la población informal tenga un ingreso fijo, soñar en grande y lograr que esos sueños se conviertan en realidad”, puntualizó la vicepresidenta.

Ramírez concluyó su intervención diciendo que, hay una necesidad de generar oportunidades para los jóvenes, teniendo en cuenta que en Cartagena hay un 25% de desempleo juvenil.

“Gobernador, alcalde, busquemos cómo podemos canalizar con las universidades públicas de Colombia, becas para que puedan hacer su carrera. Con una formación profesional van a tener no solo oportunidad laboral, sino la oportunidad de hacer emprendimientos escalables, sostenibles, rentables y perdurables”, señaló la alta funcionaria.

Le puede interesar: