Bogotá quiere invertir 20.000 millones de dólares en las primeras tres líneas de metro

En una rueda de negocios con posibles inversionistas internacionales, funcionarios del distrito especificaron las obras de movilidad que se pretende adelantar hasta 2035.

Maqueta en 3D del metro elevado en Bogotá, tomado de bogota.gov.co
Maqueta en 3D del metro elevado en Bogotá, tomado de bogota.gov.co

Todo parece indicar que la Alcaldía de Bogotá quiere ampliar la primera línea del Metro, que debería ir hasta la calle 72 para extenderla hasta la calle 200. Al menos así lo propusieron funcionarios del distrito durante una rueda de negocios con inversionistas de China, Estados Unidos y Europa en la mañana de este martes 23 de febrero, según un reporte de la revista Semana. Para ello, se necesitaría una inversión de 4.500 millones de dólares, equivalentes a 16.1 billones de pesos colombianos al cambio de hoy.

Adicionalmente, durante la misma reunión quedó demostrado que en Bogotá también existen planes concretos para avanzar con la construcción de la segunda línea del mismo sistema de transporte, que funcionaría entre las localidades de Suba y Engativá, y cuya construcción tendría un costo de 4.600 millones de dólares, o unos 16.5 billones de pesos colombianos.

Incluso, se ha proyectado una tercera que iría por la Avenida Boyacá, pero de la que no se especificaron puntos de inicio y destino. Lo que si se sabe es que la alcaldía espera que tenga un costo de 11.000 millones de dólares, que equivalen a 39.5 billones de pesos colombianos, según el mismo parámetro.

De acuerdo con Felipe Jiménez, jefe de gabinete del distrito, el objetivo con el segundo proyecto es “dejarlo adjudicado en este gobierno, con una inversión cercana a los 16 o 17 billones de pesos. Frente a las dos líneas adicionales (extensión hasta la calle 200 y Avenida Boyacá), la idea es dejarlas planeadas al 2035. El Conpes que estamos negociando con la Nación prevé esa visión al 2035″.

Así, informó el funcionario, Bogotá completaría en ese año una red de 80 km de líneas de metro; pero además 100 km para trenes regionales, para los que se proyecta invertir 39.000 millones de dólares (140 billones de pesos), 163 km para transporte masivo reflejado en el sistema TransMilenio, y 12 km de cables aéreos representados por los sistemas de Potosí, Usaquén, Centro – Monserrate (que está en análisis conceptual) y San Cristobal. Este último debe quedar contratado este año.

Eso, sin contar los 50 km de trabajos viales que le aguardan a la ciudad en los próximos años y con los que se prevé realizar intervenciones como la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO) centro, que iría de la calle 13 a la calle 80; ALO Sur, que va de Chusacá a la calle 13 y debería estar adjudicada para mediados de este año; la ampliación de la calle 63 hasta las afueras de la ciudad y cerca del aeropuerto El Dorado y el arreglo de la calle 13.

Paralelamente, el distrito comienza a trabajar en la carrera Séptima, donde además de un corredor verde, que irá desde la calle 32 hasta la calle 200, se busca instalar una nueva opción de transporte masivo. Para ello, una de las opciones que más suena es la de un tranvía flexible combinado con un sistema de buses eléctricos.

Con todo, se calcula que semejante cantidad de proyectos estén transportando, a su máxima capacidad, un total de 235.000 personas por hora/sentido para 2035.

Mientras tanto, la ciudad avanza en otras obras consideradas clave para el desarrollo de las futuras, como las troncales de TransMilenio de la avenida 68 —que arranca en marzo y servirá de alimentadora para el metro— y la avenida Ciudad de Cali, que ya inició; así como la ampliación de la Autopista Norte desde la calle 200 hasta la calle 245, que abre licitación en las próximas semanas, y la extensión de la Avenida Caracas entre la estación Molinos y Usme.

Lee también: Bogotá recibió 12.026 dosis de la vacuna Sinovac para la inmunización de mayores de 80 años