Eduardo Pimentel arremetió contra el VAR y luego se fue expulsado del duelo entre Boyacá Chicó y Junior

El conjunto ‘ajedrezado’ venció al ‘tiburón, por 2-1, en juego correspondiente a la octava jornada de la Liga BetPlay.

Eduardo Pimentel, máximo accionista de Boyacá Chicó.
Eduardo Pimentel, máximo accionista de Boyacá Chicó.

Boyacá Chicó sumó su primera victoria en la Liga BetPlay, luego de derrotar 2-1 al Junior de Barranquilla, por la octava fecha de la liga BetPlay del pasado sábado. De esta manera, el conjunto ‘ajedrezado’ llegó a cuatro puntos y acentuó la crisis del ‘tiburón’, que ajusta tres partidos consecutivos sin ganar; los dos últimos fueron derrotas.

La figura del compromiso fue Brayan Moreno, autor de los dos goles del conjunto de boycacense pero hubo otro personaje que se llevó los flashes por sus comentarios polémicos, incluso antes de que rodara la pelota en La Independencia. Se trata de Eduardo Pimentel, máximo dirigente del Chicó y quien cuestiono al VAR, en la previa del juego.

“¿Será que en el partido de esta noche, contra el Junior, el VAR es para los dos equipos? O solo será para el ‘rojiblanco’. Como ya nos sucedió lo mismo contra el Deportivo Cali y el VAR fue únicamente a favor de los vallecaucanos, por eso pregunto. Es solo por saber a qué nos atenemos”, escribió en su cuenta de Twitter.

Ya en el juego, a menos de cinco minutos para que concluyera y cuando Junior estaba desesperado buscando igualar a dos tantos, Pimentel se tuvo que retirar del campo, luego de que el árbitro Edwin Trujillo lo expulsó, por su mal comportamiento, alegando y protestando las decisiones del colegiado.

“Veo que Eduardo Pimentel está inscrito como delegado, ¿Por qué la Dimayor lo permite, si todo el mundo sabe que es el dueño del equipo boyacense?”, escribió Orlando Ascencio, subeditor de deportes de El Tiempo, a través de sus redes sociales, sobre lo acontecido.

El dirigente ha sido protagonista de diferentes escándalos en el fútbol profesional colombiano y, en 2020, estuvo envuelto en tres retumbaron en la opinión pública. Primero, denunció el amaño de partidos en el rentado local, sosteniendo que tenía pruebas para desenmascarar a los implicados, en el mes de octubre. Luego, publicó una oferta de trabajo en la que buscaba a la nueva tesorera del club, pero no debía ser mamerta, izquierdosa, comunista o tibia; únicamente podía ser uribista.

También fue señalado por parte de las trabajadoras de la firma deportiva Quality Sports, quienes protestaron frente al bus del equipo, el pasado noviembre, por el incumplimiento de la totalidad del pago del contrato por la confección de la indumentaria de la institución, para la temporada anterior. “Quieren cobrar a la brava lo que mal han hecho y nosotros creemos que no vale la pena estar peleando por la suma irrisoria de 22 millones de pesos. Nosotros pagamos de nuevo para que hicieran la ropa que ellas no fueron capaces de hacer bien”, aseveró en diálogo con W Radio.

Le puede interesar:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS