El semáforo, en lugar de un puente, instalado en una vía 4G que pone en riesgo a estudiantes de escuela rural

La comunidad insiste en la construcción de un puente en esta vía de 2,6 billones de inversión; cuestiona, además, que se haya instalado un peaje cuando la obra no ha culminado.

Este fue el semáforo instalado en la vía 4G para permitir que los menores lleguen a su colegio. Foto: periódico El Tiempo
Este fue el semáforo instalado en la vía 4G para permitir que los menores lleguen a su colegio. Foto: periódico El Tiempo

Comunica a Barrancabermeja con Bucaramanga, tuvo una inversión de 2,6 billones de pesos y cuenta con un peaje nuevo, pero no hubo dinero para construirles un puente peatonal a los pequeños de una escuela rural. Esta es la historia de una autopista ‘con todas las de la ley’, donde se instaló un semáforo.

Los pobladores del corregimiento de San Rafael (Barrancabermeja) llevan meses solicitando la construcción de un puente peatonal en una vía 4G, que conecta a este municipio con la capital de Santander, debido a que en inmediaciones de ella se ubica la escuela La Fortuna, y los alumnos tienen que cruzar de un extremo a otro de la autopista. Pero no se ha les ha dado la solución pertinente.

La Concesión Ruta del Cacao explicó María Alejandra Rodríguez, periodista de El Tiempo que para posibilitar el paso de estudiantes y lugareños de la autopista instaló un semáforo, con un botón que permite cambiar de verde a rojo, deteniendo el tráfico. La que parece ser una solución improvisada mantiene preocupada a la comunidad: ¿Cómo van a frenar los conductores que van a más de 80 km/h?

Las cuestionamientos de la comunidad los comparte un experto, también consultado por el diario bogotano, el coordinador de la línea de vías y del posgrado en vías y transporte de la Universidad de Medellín, Santiago Hernández: “Hay un altísimo riesgo, pero altísimo riesgo de que el vehículo a esa velocidad no alcance a frenar y si los niños vienen cruzando, sería fatal”.

Peor aún que la solución de instalar un semáforo con un botón, es que solo permanezca activado minutos previos a la entrada de los estudiantes, como lo informó la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), pese a que el Instituto Nacional de Vías (Invías) explica en su Manuel de Diseño Geométrico que son 130 metros los requeridos por un carro para frenar cuando va transitando a 80 km/h.

Lo denunciado por la comunidad tiene sustento, como el siguiente video de líder comunitario, en el que se ve los niños cruzando la vía antes para llegar al colegio. Un semáforo no basta, insisten.

Lo que resulta indignante para los habitantes es que, al parecer, no haya recursos para la construcción del puente peatonal, si bien se instaló un peaje en el tramo vial. Se está cobrando por una obra que estará terminada son el 2022, según ellos, porque hasta ahora solo se ha inaugurado un tramo, el del semáforo.

La insistencia de la comunidad, además de las justificaciones técnicas del Invías y los expertos, también radica en el miedo de que hasta que la falta del puente no cobre la vida de un poblador, las autoridades no presten atención a su llamado.

También le puede interesar: