Facebook e Instagram, las vitrinas de las falsas curas milagrosas contra el covid-19 en Colombia

Natalia París no es la única que emplea sus redes sociales para promocionar un producto que, según autoridades de salud de todas partes del mundo, no tiene ningún efecto sobre el manejo del covid-19 y que, por el contrario, es tóxico para el cuerpo humano.

Fotografía de productos usados por promotores del uso del dióxido de cloro diluido en agua en proporciones específicas para tratar pacientes con COVID-19, en Quito (Ecuador). EFE/ José Jácome
Fotografía de productos usados por promotores del uso del dióxido de cloro diluido en agua en proporciones específicas para tratar pacientes con COVID-19, en Quito (Ecuador). EFE/ José Jácome

La ansiedad por el covid-19, las ganas de regresar a los tiempos en los que este no existía y la falta de vacunas, que llegan hasta el 20 de febrero al país, tienen a más de uno buscando alguna otra solución milagrosa para la enfermedad. La situación se ha prestado para que más de un inescrupuloso se aproveche vendiendo remedios falsos a través de redes sociales como Facebook e Instagram.

Así lo reportó esta tarde Caracol Radio anotando que, en una búsqueda rápida, se pueden encontrar en las tiendas de dichas redes sociales ofertas de botellas de 500 ml de dióxido de cloro —polémico compuesto que a pesar de las publicaciones de Natalia París no ayuda al combatir el virus y por el contrario es tóxico para el cuerpo— por un valor de $65.000, aunque puede encontrarse en rangos entre $20.000 y $100.000 pesos.

Por supuesto, no es tan fácil como buscar “covid-19” o “cura para el covid” al interior de las plataformas. De hecho, esas palabras rara vez aparecen asociadas con el producto, promocionado por numerosas tiendas en línea bajo parámetros más específicos como “CDS” o, claro, “dióxido de cloro”.

Otra cuestión que llama la atención es que el nombre del virus tampoco aparece en la descripción del producto químico. No obstante, el grueso de los vendedores sí usa lenguaje ambiguo y falso como “aumenta tu bioseguridad y salud con el CDS”; “kit de dióxido de cloro ayuda a curar y evitar enfermedades no tiene contraindicaciones y efectos secundarios”, o “para desinfectar y para tratamiento y prevención de virus y bacterias. Tratamiento para más de 200 enfermedades”.

/ captura de pantalla
/ captura de pantalla

De igual forma, los vendedores se curan en salud al no afirmar, ni negar, que la lógica del producto es que sea para la ingesta humana. De eso se encargan otros temas visibles en las dosis, como la presentación más similar a la de un jarabe que a la de un producto de limpieza, o el hecho de que venga acompañado con jeringas, folletos impresos y librillos con instrucciones de uso y hasta la promesa de asesoría durante el proceso de uso.

Adicionalmente, en ambas plataformas ocurre un fenómeno usual dentro de las llamadas “compras sociales”: al evitar ofrecer datos precisos, los vendedores logran que los interesados incautos se contacten por mensaje privado, donde es todavía más fácil ofrecer información errónea y hasta asegurar la compra.

Cabe recordar que, por cuenta del caso de Natalia París, la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, tuvo que emitir un concepto ordenando “cesar de manera inmediata la promoción del producto dióxido de cloro y retirar los comentarios en los que invitaba a las personas a consumirlo para evitar el contagio de covid-19″, con riesgo de multa de no hacerlo.

En el mismo sentido, organizaciones internacionales como la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y nacionales como el Ministerio de Salud han insistido en desmotivar el uso del producto, porque, según la primera, “no hay evidencia sobre su eficacia y la ingesta o inhalación de estos productos podría ocasionar graves efectos adversos”, llegando incluso a consecuencias mortales de acuerdo con una circular emitida por el segundo.

Pero el dióxido de cloro no es el único compuesto que preocupa a las autoridades y que aparece constantemente a la venta en redes sociales. De acuerdo con la emisora, también está el Interferon Gamma, que sólo tiene autorización de uso en el país para instituciones que estén adelantando ensayos clínicos aprobados para tratar síntomas relacionados con el covid-19.

En el mismo orden de ideas, está el caso de la mujer detenida en el aeropuerto de Cúcuta transportando 27 cajas de una supuesta vacuna contra el virus hecha a base de Remdesivir, un producto desaconsejado en repetidas oportunidades por parte de las autoridades de salubridad en Colombia. Lo ultimo debido a que, según la OMS, no tiene un efecto sustancial en la reducción de los días hospitalizados ni en las posibilidades de supervivencia en los casos más graves del virus.

Entre tanto, concluyó la emisora colombiana, Facebook asegura que se esfuerza por eliminar todas las publicaciones con información y curas falsas para el virus, basándose en las guías de la OMS y otras autoridades sanitarias. Esto gracias a un equipo de 35.000 personas y un sistema de inteligencia artificial que monitorean constantemente las redes. No obstante, aspectos como el lenguaje ambiguo usado por los vendedores dificulta el proceso.

Lee también: Presidente Duque confirma que en febrero también llegarán a Colombia las primeras vacunas del mecanismo COVAX

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS