Guía turístico fue sancionado por intentar sobornar a un funcionario en el ingreso a Playa Blanca, Cartagena

El hombre quedó a cargo de la Policía quién le impuso un correctivo por irrespeto a la autoridad.

En total, a la altura del puente de Barú, fueron intervenidos más de 100 vehículos particulares y 30 buses de turismo que se dirigían hacia Playa Blanca. Crédito: Twitter @PoliticaHeroica
En total, a la altura del puente de Barú, fueron intervenidos más de 100 vehículos particulares y 30 buses de turismo que se dirigían hacia Playa Blanca. Crédito: Twitter @PoliticaHeroica

En las últimas horas se presentó un nuevo hecho de soborno a la autoridad, esta vez fue en uno de los puestos de control ordenados por el alcalde de Cartagena, William Dau Chamat, para controlar el aforo de ciudadanos y turistas en Playa Blanca. Según las autoridades el sujeto pretendía ingresar a un grupo de turistas que no habían hecho la reserva previa para el acceso a la playa.

Los hechos ocurrieron este sábado cuando el personal de la Secretaría del Interior, Policía Metropolitana, Armada Nacional y el Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte, DATT, adelantaban un control de ingreso a esa zona de Cartagena, en uno de los registros fue inspeccionado un bus turístico y se encontró que no todos sus pasajeros contaban con el permiso para el ingreso.

En total, a la altura del puente de Barú, fueron intervenidos más de 100 vehículos particulares y 30 buses de turismo que se dirigían hacia Playa Blanca.

Pese a la gran cantidad de personas que se dirigían al sector, muchas de ellas cumplieron con los requisitos exigidos por el gobierno al hacer su respectiva reserva para ingresar a la playa. Sin embargo, no faltaron quienes no tenían dicho soporte y de una u otra manera pretendían acceder sin permiso alguno.

Ese fue el caso de una agencia turística que se dirigía al sitio sin verificar que todos sus visitantes cumplieran con el requisito. El representante de dicha agencia tenía a cargo 30 pasajeros, de los cuales 10 de ellos no contaban con la reserva, a pesar de eso, el hombre en su afán de querer ingresar a la costa no tuvo problema con intentar sobornar a un funcionario público ofreciéndole dinero.

El secretario del Interior, David Múnera, recordó que el decreto se acordó el Distrito, nativos, líderes comerciantes y agencias turísticas para controlar el aforo al balneario que, por protocolos de bioseguridad solo puede recibir 1.400 personas, entre bañistas y operadores.

De igual manera, Múnera calificó el hecho como reprochable y expresó que “intentó sobornar, con el fin de que se le permitiera el ingreso a personas que no tenían la reserva, como está establecido en el decreto”.

“Por consiguiente le queremos manifestar a toda la opinión pública que vamos a seguir haciendo este control, seguiremos imponiendo todas las medidas necesarias, con el fin de que a playa blanca solamente puedan ingresar las personas que tengan reserva. No vamos a permitir ese tipo de chantajes y actos repudiables”, añadió el secretario.

El funcionario confirmó que el operador turístico sancionado incurrió en un hecho violatorio del código penal y por consiguiente fue puesto a disposición de la Policía Nacional. El caso quedó en manos del Cuadrante de la Policía del corregimiento de Pasacaballos, que le impuso la medida por irrespeto a la autoridad.

“No es posible que hechos como estos ocurran cuando los controles se hacen, precisamente para preservar la vida de los turistas que llegan a la ciudad. Vamos a incrementar los controles, y quienes pretendan sobornar a las autoridades deberán responder por la falta cometida”, sostuvo David Múnera.

Luego de tomar las medidas pertinentes se aprovechó para recordar que son muchos los puestos de control en la ciudad y si hay ciudadanos que insisten en sobornar a las autoridades, sobre éstos recaerá todo el peso de la ley.

En total, a la altura del puente de Barú, fueron intervenidos más de 100 vehículos particulares y 30 buses de turismo que se dirigían hacia Playa Blanca. Crédito: Twitter @PoliticaHeroica
En total, a la altura del puente de Barú, fueron intervenidos más de 100 vehículos particulares y 30 buses de turismo que se dirigían hacia Playa Blanca. Crédito: Twitter @PoliticaHeroica

Las autoridades reiteraron que continuarán realizando controles y tomando las medidas necesarias para impedir la que se supere el aforo permitido, que también es un compromiso establecido en un acuerdo con el Consejo Comunitario de Barú. Con esto se pretende cuidar las vidas de residentes y turistas que llegan a Playa Blanca, o a cualquier balneario que se encuentre habilitado en Cartagena.

“No podemos permitir que la gente siga violando las normas de bioseguridad ante esta grave emergencia que estamos viviendo por cuenta del covid-19”, puntualizó Múnera Cavadía.

Lea más.